INFOANPRESS
Domingo 17 de Noviembre de 2019
Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter
Politica
Se abrió una puja por muestra tecnológica de los K que cae el mismo día en que se casa Macri
Causó sorpresa que ayer el Gobierno porteño anunciara que le negaba el permiso a la Casa Rosada para montar una exposición en la zona de parques que van desde Retiro hasta el edificio de Canal 7. Se trata de la megamuestra Tecnópolis, cuyo montaje cuesta alrededor de $40 millones. Macri justificó la negativa en que provocaría trastornos de tránsito por 40 días en la Avenida Figueroa Alcorta, aunque los organizadores lo negaron porque dicen que se usará el espacio que va de la avenida hacia las vías del ferrocarril. Pero lo que circuló por lo bajo es que el problema con la muestra es que cae el mismo día en que se casa el jefe de gobierno porteño. ¿Será esa la controversia?

Noticia
La megamuestra de ciencia, arte y tecnología, denominada Tecnópolis del Bicentenario, que el gobierno nacional planeaba inaugurar el 19 de noviembre próximo, corre el riesgo de no realizarse: el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, anunció ayer que le negó el permiso a la Casa Rosada para montar esa exposición en la zona de parques que van desde Retiro hasta el edificio de Canal 7. Macri fundamentó su decisión en los posibles problemas de tránsito que originaría el evento: “Le estaríamos complicando la vida a una parte importantísima de la ciudad en términos de circulación”, dijo.

El secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, negó que los problemas de tránsito tengan la magnitud que les asignó Macri y le dio al jefe de Gobierno un plazo hasta hoy a las 12 para que “reconsidere su decisión”. Parrilli, quien está al frente de la organización de la muestra, dedujo que Macri tomó la decisión “asesorado por mediocres y pusilánimes”, y evaluó que el jefe de Gobierno es “como el perro del hortelano, que no hace ni deja hacer”.

El anuncio de Macri sorprendió a los funcionarios nacionales, que ya venían trabajando con funcionarios porteños en la organización del evento, habían comprometido la presencia de delegaciones de diez países e invitado a los presidentes de todas las naciones de la Unasur. El trabajo conjunto había avanzado de tal manera que ya se había comenzado a desmontar el enrejado del parque Thays y se contrató la instalación de una red de fibra óptica que convertirá la zona en la primera área pública wi-fi de la ciudad.

En la Casa Rosada atribuyen la decisión del jefe de Gobierno al resultado de una interna en el gabinete porteño, entre el ministro de Cultura, Hernán Lombardi, y el de Ambiente y Espacio Público, Diego Santilli, en la que se habría impuesto el primero. Tampoco dejan de mencionar, con ironía, que el día previsto para la inauguración de Tecnópolis –el 19 de noviembre– coincide con la fecha de casamiento de Macri con Juliana Awada.

La megamuestra Tecnópolis, con la que el gobierno nacional planea cerrar los festejos del Bicentenario, está prevista para un amplio espacio de 22 hectáreas, que comprende el parque Thays, la Facultad de Derecho, el Museo de Bellas Artes, el Centro Municipal de Exposiciones, el espacio conocido como parque de la flor (Floralis Genérica) y Canal 7, con todo su entorno verde. La muestra está prevista del 19 al 28 de noviembre en el espacio delimitado por la avenida Figueroa Alcorta, Tagle y el boulevard Facundo Quiroga, que corre junto a las vías que salen de Retiro.

“Para nosotros es inviable, por no decir una locura”, sostuvo Macri, y puntualizó que su gobierno, como alternativa, le ofreció a la Nación realizar la megamuestra en “Costanera Sur o Parque de la Ciudad, Parque Indoamericano o Parque Roca”. “Estamos absolutamente a favor de una muestra de este tipo”, dijo, pero advirtió que durante 40 días “va a pasar lo que pasó con el acto de Hugo Moyano” el viernes último en el estadio de River, que causó perturbaciones en el tránsito durante la mañana de ese día, en esa zona.

El anuncio sorprendió a los organizadores del evento que, según explicó Parrilli, ya venían trabajando desde agosto en la organización de la muestra con funcionarios de la ciudad. El secretario general de la Presidencia exhibió una nota del 6 de octubre en la que Macri designa a Lombardi como “coordinador general de los eventos del Bicentenario que se llevarán a cabo con el gobierno nacional”. Y enumeró una serie de reuniones que mantuvieron los organizadores con el ministro Santilli y con el director de Tránsito, Carmelo Sigillito.

Macri hizo su anuncio por la mañana acompañado por Lombardi y Santilli. Parrilli respondió por la tarde acompañado por otros tres responsables de la organización, el ministro de Ciencia, Lino Barañao, el secretario de Cultura, Jorge Coscia, y el coordinador de la Unidad Bicentenario Javier Grossman.

Grossman exhibió fotos tomadas ayer mismo en el Parque Indoamericano, donde puede verse una amplia zona de terrenos abandonados, sembrados de pastizales. “Esa zona carece de infraestructura, y para acceder a ella hay sólo tres líneas de colectivos y el Premetro”, comentó. Esas limitaciones, argumentaron los organizadores, hacen imposible trasladar la muestra a ese espacio.

Parrilli aclaró que, lejos de lo argumentado por Macri, la muestra no se iba a realizar sobre la avenida Figueroa Alcorta sino en los parques y edificios adyacentes; que sólo se iba a cortar esa avenida durante el fin de semana del 20 y 21 de noviembre –que se extendería al 22 si el Congreso aprueba el feriado del Día de la Soberanía– para la instalación de un escenario. “Se trata de una estructura única en el país, desarrollada por la Unidad Bicentenario, que se elevará después de los espectáculos para permitir la circulación”, explicaron fuentes de la organización. La muestra no afectará Libertador y la única avenida que estará cortada durante los nueve días es el Boulevard Quiroga. “En Figueroa Alcorta habría algunos cortes en los días previos, para montar la muestra, que ya habían sido programados con Tránsito”, aclararon.

El gobierno decidió subir la apuesta, emplazando a Macri a rever su decisión y amenazó con suspender el megaevento. “Será su responsabilidad que los argentinos nos perdamos esta muestra histórica de la ciencia y la tecnología en el país”, dijo Parrilli. Aclaró que la organización de Tecnópolis no demanda 200 millones de pesos, como dijo Macri, sino “entre 30 y 40 millones”. Parte de ese dinero ya fue invertido, por ejemplo, en un contrato para el tendido de 16 kilómetros de fibra óptica o en otro para reparar la flor metálica, que no funciona desde hace años, y el cambio de 70 luminarias, “todas obras que quedarán para la ciudad”, dijo la fuente consultada por este diario.

Cuesta creer en la suspensión de un evento para el cual el grupo Bajofondo, liderado por Gustavo Santaolalla, modificó una gira internacional para estar presente, y para el que están comprometidos Luis Alberto Spinetta –ausente en los festejos del Bicentenario– y el grupo Fuerza Bruta. Pero si la decisión de Macri se mantiene, habrá que esperar hasta 2011.

Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter