INFOANPRESS
Sabado 16 de Diciembre de 2017
Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter
Politica
Juraron los 126 diputados nacionales electos en octubre
Hubo una impugnación hacia el diputado nacional electo por la provincia de Salta Sergio Napoleón Leavy, que se procedió a remitir a la Comisión de Asuntos Constitucionales

Noticia
La sesión se inició con la presencia de 228 diputados y la convocatoria a la santiagueña Mirta Pastoriza para presidir, en su condición de legisladora de más edad.   Tras anunciarse la existencia de una impugnación hacia el diputado nacional electo por la provincia de Salta Sergio Napoleón Leavy, que se procedió a remitir a la Comisión de Asuntos Constitucionales, se dio inicio a las juras.   Los primeros en jurar fueron, por la provincia de Buenos Aires, Nicolás del Caño, Romina del Pla y Hernán Berisso, este último del Pro. Los primeros, de la izquierda, no se limitaron al simple “sí juro”, sino que realizaron extensos juramentos en los que recordaron a los trabajadores, jubilados, a Santiago Maldonado y a Rafael Nahuel, entre otras cosas.   Más adelante, el diputado de Unidad Ciudadana Jorge Correa juró por “Juan Perón, Eva Perón, Néstor Kirchner y los 30 mil desaparecidos”, en tanto que Fernando Espinoza lo hizo “por Perón, por Evita y mi pueblo de La Matanza”, mientras que Magdalena Sierra también realizó un extenso discurso que concluyó invocando a “mi querido pueblo de Avellaneda”.   En otro pasaje, el diputado electo Horacio Pietragalla dio también la nota al jurar “por Liliana, Chacho, los 30 mil desaparecidos y los organismos de derechos humanos que no son ningún curro”, en tanto que Hugo Yasky sumó a su juramento a "la libertad de Milagro Sala".   Más adelante, el kirchnerista cordobés Pablo Carro juró “por la memoria de Agustín Tosco y Atilio López y todos los trabajadores que dieron su vida por una patria justa, libre y soberana”. Luego, el diputado Jorge Antonio Romero, también del bloque FpV-PJ, lo hizo “por los 44 tripulantes del ARA San Juan, para que vuelvan con vida”.   “Por el pueblo de Río Negro y la memoria de mi padre, Carlos Soria, sí, juro”, fue la invocación de María Emilia Soria al jurar para un nuevo mandato.   También hubo juramentos especiales desde el Pro, como el del salteño Martín Grande, que juró “porque los delincuentes nunca más gobiernen nuestro país”. La exjueza santafesina Alejandra Rodenas, juró “por la plena vigencia del estado de derecho y una patria justa libre y soberana”, y tras ella, a su lado, el radical Gonzalo del Cerro lo hizo “por la Constitución nacional en todos sus términos”.   La última en jurar fue Elisa Carrió, que lo hizo “con la ayuda de Dios”, y así a las 13.05 se dio por terminada la serie de juramentos.   A continuación, se procedió a la elección de autoridades de la Cámara. Como presidente, fue ratificado Emilio Monzó. Lo propuso el jefe del interbloque oficialista, Mario Negri, quien destacó “la maestría propia que requiere un cuerpo colegiado, amplio y diverso” del legislador del Pro, quien “ha actuado con las condiciones básicas y necesarias para que el cuerpo funcione”, remarcando su pluralidad. Asimismo reconoció en Monzó su “buena fe y eficacia”. “Ha prestigiado al cuerpo”, remarcó.   En nombre del bloque del Frente para la Victoria-PJ, Agustín Rossi, anunció el acompañamiento de su bloque y expresó su deseo porque “este próximo período parlamentario siga teniendo todo lo bueno que tuvo el anterior período, con las cosas que los distintos bloques opositores vienen demandando en este Congreso, que no es otra cosa que el funcionamiento ordinario”, y reclamó entonces sesiones ordinarias donde no solo se puedan incluir cuestiones que requiera el Ejecutivo o el oficialismo, sino también las cuestiones que se debaten en las comisiones.   “Confiamos en que el equilibrio del señor presidente también se vea referenciado en acciones de este tipo”, agregó el flamante titular del bloque FpV-PJ.   Habló a continuación el flamante presidente del interbloque Argentina Federal, Pablo Kosiner, que tras hacer una presentación oficial de las bancadas que lo integran y los objetivos del mismo, acompañó la moción del diputado Negri, y destacó, desde lo personal, que “estamos convencidos que estamos acompañando una moción sobre una muy buena persona” y destacó su “aporte”, por lo que consideró la necesidad de “seguir apostando al diálogo” con su presencia al frente del cuerpo. “Apostamos a que el diálogo se siga profundizando y que el Gobierno lo escuche un poco más”, reclamó.   Por el Frente Renovador, Graciela Camaño hizo votos por tener “un año fructífero y de aporte a un convivir mejor de los argentinos”. La presidenta del bloque Frente Federal UNA, destacó los valores de Monzó, de quien dijo que “ha logrado en este recinto un ambiente de trabajo que no teníamos y que extrañábamos”, pero advirtió como “único problema” que “nos juntamos poco en esta sala”, reclamando entonces sesiones durante todas las semanas. “Es absolutamente imprescindible que recuperemos las sesiones comunes en esta cámara todos los miércoles”, insistió Camaño.   Hugo Infante, en nombre del bloque del Frente Cívico por Santiago, sumó su acompañamiento luego, lo mismo que Leonardo Grosso (Peronismo para la Victoria), que sumó su pedido para funcionar “acorde al reglamento”, en tanto que Martín Louteau, por el interbloque Socialdemócrata acompañó la propuesta. “Nos complace mucho, tanto desde lo afectivo, como por sus características”, dijo de Monzó, valorando “el desempeño que ha tenido al frente de esta cámara”, y se manifestó “ansioso por empezar a trabajar” en la Cámara.   Por Compromiso Federal, Ivana Bianchi sumó su acompañamiento y pidió luego que “no nos olvidemos la representación que cada uno de nosotros tiene”, y se sumó también al pedido de más sesiones ordinarias.   Habló luego Nicolás del Caño, que planteó la abstención de los bloques del Frente de Izquierda, por tradición, aunque aclaró que no se trataba de una impugnación personal, sino contra “un Estado capitalista”, y se sumó al pedido de contar con sesiones ordinarias, con una agenda “donde se puedan discutir los principales problemas del pueblo trabajador”. Extendió luego la abstención hacia todas las autoridades políticas de la Cámara, no así a las autoridades administrativas.   “Queremos plantear nuestra alegría de compartir los próximos dos años con el diputado Emilio Monzó”, señaló luego Victoria Donda, que dio por descontado que tratará de “que se expresen todas las voces en el recinto”, y reclamó también “que la Cámara de Diputados funcione como tiene que funcionar, y eso es responsabilidad del oficialismo”.   Habló luego el diputado José Orellana, que por el bloque Justicialista por Tucumán reconoció “la eficacia e impronta de quien ha conducido estos dos años esta honorable Cámara”.   Por el Frente de Izquierda de los Trabajadores Romina del Pla luego también presentó su abstención. “No compartimos ni los acuerdos políticos, ni la agenda de estas autoridades, que plantean un brutal ajuste sobre los trabajadores y los jubilados”, explicó.   Rosa Rosario Muñoz se manifestó luego en nombre del Frente Chubut para Todos, también apoyando la moción, lo mismo que Alejandra Rodenas (Nuevo Espacio Santaefesino), que “como recién llegada” dijo haber tenido el “placer” de haber tenido su primera reunión con Emilio Monzó, y pidió la publicidad de los actos de gobierno, para que “la gente que está afuera nos pueda observar, y sobre todo nos pueda controlar”.   Apoyaron luego Alejandro Ramos (FpV-PJ), y Luis Contigiani, por el Partido Socialista, quien sostuvo que “Argentina necesita construir una democracia de alta intensidad”, y dijo confiar en que Emilio Monzó “pueda tener una agenda parlamentaria acorde” a ello.   Por el Frente Renovador de la Concordia, Jorge Franco acompañó la moción y alertó contra la “antipolítica” y en ese marco resaltó el papel de Monzó, más allá de las diferencias. “Va a ser un año en el que vamos a tener que discutir mucho, por eso faltan personas como la que vamos a elegir como presidente”, destacó, asegurando que los problemas de los argentinos “no se van a resolver desde las planillas de Excell, sino desde la política”. Cerró Alma Sapag, que desde el MPN también apoyó la moción, tras lo cual Emilio Monzó fue consagrado en el cargo por otros dos años.   Sentado en su sitial, Monzó agradeció la confianza brindada una vez más por sus pares, y la presencia de funcionarios nacionales y gobernadores. “Me honra la elección de mis pares para ejercer por un nuevo período”, señaló, considerándolo “un orgullo, pero también una enorme responsabilidad”, y expresó su compromiso irrenunciable por “los valores del diálogo”.   Se manifestó entonces obligado a rendir cuentas ante sus pares y la ciudadanía. Destacó que se sancionaron 163 leyes en el marco de 45 sesiones, como así también hubo más de 2000 reuniones. Pero más allá de resaltar la tarea realizada a lo largo de estos años, y valorar a los legisladores de todos los partidos que aportaron su “espíritu constructivo”, pidió para el futuro reglamentar y no abusar más del uso de las cuestiones de privilegio. Asimismo, al hablar de los desafíos por delante, manifestó: “Soy consciente de que debemos aumentar el número de sesiones ordinarias, me hago eco de las palabras que expresaron aquí los diputados”.   Para el cargo de vicepresidente primero, Agustín Rossi propuso a continuación a José Luis Gioja, del que destacó su extensa trayectoria política, y valoró su gestión como gobernador de la provincia de San Juan durante doce años. “Fueron los mejores de un gobierno en esa provincia”, aseguró. Recordó también su condición de militante político, “y para nosotros ser militantes es una condición básica”, sostuvo, advirtiendo que “no entendemos que la política empieza cuando nosotros llegamos”.   Por el oficialismo, Mario Negri manifestó su apoyo a la designación, compartiendo “la mayoría de los términos expresados por el presidente del bloque del Frente para la Victoria”. Admitió como “natural” que la vicepresidencia primera podía ser reclamada por el oficialismo, pero aclaró que ratificaban su confianza en “quien ha honrado el cargo”.   El resto de los bloques apoyaron su nominación, lo cual permitió su ratificación en la vicepresidencia primera.   El mendocino Luis Borsani (UCR-Cambiemos) propuso a continuación a su correligionario Luis Alfonso Petri para la vicepresidencia segunda de la Cámara, lo que también mereció el apoyo del resto de sus pares.   Como vicepresidente tercero, fue propuesto luego por Pablo Kosiner, en nombre del interbloque Argentina Federal, al cordobés Martín Llaryora, a quien definió como “un compañero de la militancia política”, y recibió también el apoyo de resto de las bancadas.

Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter