INFOANPRESS
Domingo 9 de Diciembre de 2018
Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter
Economia
Extraña reacción de los mercados, impermeables al chisme diplomático
En tiempos de imperio sólido e indiscutido, los secretos diplomáticos del Departamento de Estado puestos a la luz del sol hubiesen hecho temblar al mundo. La impresionante cantidad de cables, con solo leer el número (250.000) en poder de inescrupulosos operadores a nivel mundial, haría latir el corazón de más de un líder político. La señal de que el imperio ya sacude cimientos es la reacción positiva de los mercados bursátiles en el mundo y que la economía de la eurozona sigue tan mal como antes, pese a anuncios de asistencia financiera de los EE UU y el Fondo a Irlanda y otro despiadado ajuste en España.

Noticia
El ex canciller Dante Caputo, ahora asesor político del secretario general de la OEA (también en Wikileaks), restó importancia a la difusión de materiales e informes que juzgó “irrelevantes”. Caputo contestó a una entrevista, mal realizada, en TN, que intentó sin éxito lograr que el ex canciller se sumara a la campaña contra el gobierno nacional pero el tiro les salió por la culata: no solo desestimó el chismerío de baja estofa, sino que fue más allá al preguntarse cómo es posible que se haya filtrado esta información del Departamento de Estado, si es que no hay otros intereses en juego, más allá de la especulación que se hace, en la prensa local, que la estoca es contra Barack Obama de poderes fácticos que trepidan en abandonar el modelo industrial militarista.

Es curioso que los líderes europeos enlodados por el chismorreo no hayan arrastrados a sus naciones a una crisis más profunda. Todo lo contrario porque ayer, a dos días de la difusión mundial, el euro detuvo su caída frente al dólar.

Las bolsas europeas repuntaron fuertemente y la tensión sobre España se relajó, pero la preocupación por las deudas soberanas de la Eurozona continúan después de que Standard & Poor's pusiera el rating de Portugal bajo "vigilancia negativa".

Las tensiones sobre las deudas de los países de la Eurozona siguen afectando a los títulos pero, más allá de esto, se advierte una renovada confianza en ingresar al mercado de deuda, como en España que decidió hacer otro ajuste a su economía.

Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter