INFOANPRESS
Domingo 9 de Diciembre de 2018
Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter
Economia
El FMI aprobó el acuerdo y un desembolso por u$s 5.700 millones
Su Directorio avaló el nuevo acuerdo Stand By que acordaron las autoridades argentinas con el staff del organismo multilateral, que finalmente fue por u$s 56.300 millones.

Noticia
El Directorio del Fondo Monetario Internacional avaló el nuevo acuerdo Stand By que acordaron las autoridades argentinas con el staff del organismo multilateral, que finalmente fue por u$s 56.300 millones. Desembolsará primero unos u$s 5.700 millones   La presentación del caso estuvo a cargo de la directora gerente Christine Lagarde. En el transcurso de la tarde se conocerán datos de lo ocurrido durante la reunión y los cambios introducidos en el acuerdo celebrado a principios de año.   En un comunico, el Directorio Ejecutivo del FMI informó que concluyó "la primera revisión en el marco del Acuerdo Stand-By de Argentina" y "aprueba desembolso de u$s 5.700 millones".     "El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) concluyó el día de hoy la primera revisión del desempeño económico de la Argentina en virtud del Acuerdo Stand-By (SBA) de 36 meses que fue aprobado el 20 de junio de 2018. La conclusión de la revisión permite a las autoridades obtener aproximadamente u$s 5.700 millones (DEG u$s 4.100 millones), lo que eleva los desembolsos totales desde junio hasta aproximadamente a u$s 20.400 millones (DEG u$s 14.710 millones). El Directorio Ejecutivo también aprobó una ampliación del Acuerdo Stand-By que incrementa el acceso hasta aproximadamente u$s 56.300 millones (equivalente a DEG u$s 40.710 millones o 1,277 por ciento de la cuota). Las autoridades han solicitado usar este financiamiento del FMI como apoyo presupuestario".   Los DEG son los Derechos Especiales de Giro. Se trata de un activo de reserva internacional creado en 1969 por el FMI para complementar las reservas oficiales de los países miembros.   Cabe señalar que del primer acuerdo casi ya no queda nada de las metas establecidas habiéndose incluso cambiado la visión del programa ya que se observa un cambio del esquema monetario y cambiario.    Asimismo, a mediados de septiembre la titular del FMI y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne desde los Estados Unidos anunciaron que se ampliaba el acuerdo original al que se le sumaron u$s 7.100 millones elevando el total a u$s 57.100 millones, aunque finalmente el préstamo será de u$s 56.300 millones. También se remplazaba el esquema de metas de inflación y se mantendría el "compromiso" con un régimen de tipo de cambio flexible.   A pesar del anuncio efectuado por Lagarde la aprobación final debía darla el Directorio donde están representados los países miembros. Se preveía que no habría inconveniente alguno en su aprobación habida cuenta que los principales países como Estados Unidos, Japón, Alemania, brindaron su apoyo.    Además, el FMI está especialmente comprometido para que este programa funcione y así lo ha demostrado otorgando un préstamo que excede holgadamente excede la cuota establecida.    Asimismo, según comentan los especialistas en el accionar del FMI, se mostró muy flexible en cambiar el acuerdo previo (firmado en su momento por el ex presidente del Banco Central Federico Sturzeneger) en vez de sancionar a la Argentina con un "waiver" por incumplimiento de los objetivos.    Anteriormente, el reporte del Artículo IV del staff de fines de 2016 no preveía graves problemas, tan solo presentaba los obligatorios escenarios riesgosos (downside risks).    Sí se sostenía que el sendero de desinflación del esquema de metas era muy ambicioso y el verdadero motivo de ello era que en el BCRA creían, casi ingenuamente, que ni los aumentos tarifarios ni la depreciación afectaban la tasa de inflación; solamente significaban cambios de precios relativos porque la suba de un precio reduce el ingreso disponible de las familias para gastar en otros bienes lo cual hace que el precio de estos últimos caiga y en promedio no haya suba de precios.    El reporte del staff también incluía con probabilidad relativa una depreciación imprevista de la moneda en cuyo caso la recomendación era la típica: elevar la tasa de interés y ajustar fiscalmente.    Un año después, en el reporte del 1 de diciembre de 2017, el staff del FMI admitía tensiones y la recomendación fue recalibrar el mix de políticas, que igual seguiría siendo contractivo: acelerar la reducción del déficit fiscal, menores impuestos, pero con disminución de tasas de interés.    Al mismo tiempo el staff advertía que la acumulación de reservas, proveniente principalmente del endeudamiento externo del gobierno, podría debilitar el objetivo de desinflación.    Las autoridades de entonces confirmaban el compromiso de flotación cambiaria. También, y como es costumbre, el staff fomentaba como indispensables a las reformas estructurales: el 28 de diciembre se aprobaba la reforma tributaria.    En resumen, había coincidencias, autoridades y staff compartían prácticamente la misma visión. Mientras tanto, para unos cuantos el nacimiento de todos los males era atribuido al cambio lanzado también ese 28 de diciembre cuando el presidente del BCRA apareció en una conferencia de prensa con el jefe de gabinete y dos ministros lo cual se interpretó como la cesión de independencia del BCRA.

Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter