INFOANPRESS
Domingo 22 de Septiembre de 2019
Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter
Sociedad
Martín Fierro: “100 días para enamorarse” se quedó con el Oro
La tira de Telefe se llevó el premio mayor de la ceremonia de APTRA. En total, acumuló 6 estatuillas

Noticia
El primer dato que arroja el Martín Fierro, es que en términos de cantidad, el 2018 fue otro año flojo para la producción nacional de ficción. Los títulos nombrados a lo largo de la noche siempre eran principalmente dos: 100 días para enamorarse y Sandro de América. En una segunda instancia, El marginal 2 y Mi hermano es un clon también entraron en varias ternas, mientras que muy atrás (en términos de nominaciones) se encontraban El Lobista, Morir de amor, La caída y Simona ( inexplicablemente, Un gallo para Esculapio 2 no fue tenida en cuenta). Con las primeras estatuillas entregadas, rápidamente la sensación que se apoderó de la sala fue que esta era la noche de 100 días para enamorarse. La historia protagonizada por Carla Peterson y Nancy Dupláa , producida por Underground, fue la que acaparó la mayor cantidad de reconocimientos, entre los que se destacaron el Martín Fierro de oro, ficción diaria, actor y actriz protagonista en ficción diaria, actriz de reparto y libretista. APTRA demostró de esa manera estar a la altura de las circunstancias, o como dijo Juan Minujín al momento de tomar su premio, premiar a lo distinto para que la tele no sea "una máquina de estar replicando modelos que ya no representan a nadie". Convirtiéndose en la serie más reconocida, Underground es una vez más la productora mimada de APTRA, obteniendo por tercera vez consecutiva el Martín Fierro de oro.   Resulta imposible no destacar el emocionado discurso de Carla Peterson. Cuando Marley la anunció como la ganadora en el rubro mejor actriz protagonista de ficción diaria, ella y Nancy, compañeras en la tira y en la terna, festejaron con dos piquitos y una enorme alegría. Al subir al escenario, Carla confesó que estaba segura que APTRA les daría a ambas el premio, y en su discurso le agradeció una y otra vez a Dupláa diciéndole: "¡Nancy, te amo desde El agujerito sin fin!".   Siguiendo con la estela de 100 días para enamorarse, uno de los personajes más importantes de la televisión del año pasado fue Juan, el chico trans interpretado por Maite Lanata . Con ese rol, la joven actriz demostró una enorme solvencia y se puso al hombro una de las tramas más complejas de la serie, visibilizando una situación de la que pocas veces, o nunca, se ocupó una ficción local. Y en una noche que se caracterizó por agradecimientos que evitaron posturas políticas fuertes (a excepción de Carla Peterson, que vistió a su Martín Fierro con el pañuelo verde, repitiendo el gesto de Violeta Urtizberea el año pasado), Maite dio el discurso más sentido de la velada. Muy emocionada, y francamente nerviosa, se mostró auténtica y leyó cuidadosamente desde su celular un discurso agradeciendo el haber interpretado a Juan, "ese pibe trans empoderado que no quería quedarse afuera de la sociedad".   La miniserie centrada en la vida de Sandro, fue la segunda gran ganadora, contando con los rubros programa unitario de ficción, actor protagonista de unitario, director y revelación. Muchas de ellas fueron de las categorías más importantes, siendo el oro fue su única deuda pendiente. Al momento de recibir su estatuilla, Antonio Grimau recibió una gran ovación. El actor se mostró muy emocionado con el reconocimiento y expresó: "Cuando uno empieza a transitar esta profesión, uno tiene muchos sueños. Admirás a una persona que es del sur, igual que vos, y que se llama Sandro. Tenés sus discos, lo admirás en su enorme calidad como cantante. Y un día, te metés en la actuación, y otro día te llama tu representante y te dice que te quieren para Sandro. Y es ahí donde no entendés nada".   El canal dirigido por Liliana Parodi logró en los últimos años una identidad clara. A lo largo de una grilla compuesta por programas en vivo, América se convirtió en un noticiero constante, que a pesar de tenes productos anclados en el humor, la farándula, la actualidad y la política, pudo capitalizar con precisión el "qué está pasando aquí y ahora". De ese modo la señal ascendió no solo en términos de rating, sino también, como se demostró nuevamente hoy, en los Martín Fierro. Fueron varias las estatuillas que recibió el canal entre las que se destacó a Animales sueltos como programa periodístico, a Paulo Vilouta como panelista y a Débora Plager en labor periodística femenina.   Que Vilouta haya ganado en su rubro no es casual. En todos sus programas, América se nutre de los panelistas y ese lugar, históricamente menospreciado, para la señal tiene una importancia capital y Paulo, uno de los nombres fuertes de Intratables, no dudó en reivindicar la llamada "Patria panelista", y expresó: "Ellos, mal vistos por algunos, han copado la televisión argentina. ¡Aguante los panelistas!".   De esa manera y con seis estatuillas, América se afianza como la tercera opción más popular luego de Telefe y El Trece (que dicho sea de paso, ganó siete, solo una más que América. El canal de las pelotitas, muy lejos, recibió 17 en total).   Resulta llamativo que una de las principales productoras de ficción haya sido la gran ausente de la velada. Las tres series de esa factoría en el año 2018 no tuvieron gran aceptación entre el público, y las nominaciones de Mi hermano es un clon, Simona y El lobista quedaron perdidas entre el aluvión de reconocimientos que obtuvieron Sandro de América y 100 días para enamorarse. La única estatuilla que Pol-Ka se llevó en la noche, fue gracias a Leticia Brédice por su trabajo en El lobista. Llamativamente, en ese grupo ella estaba nominada junto a Claudia Lapacó por La caída, y a Griselda Siciliani por Morir de amor, otras dos series que solo contaban con esa como única nominación. Quizá gracias al actual éxito de Argentina, tierra de amor y venganza, la productora fundada por Adrián Suar logre revertir su suerte y obtenga un mayor protagonismo en los Martín Fierro 2020.   Seguramente el Martín Fierro 2019 sea recordado como uno de los más prolijos en su televisación. Todo funcionó de manera aceitada y las premiaciones se sucedieron armoniosamente mientras Marley , conductor del evento, leía incansablemente el nombre de los ganadores. Luis Ventura , presidente de APTRA, apareció solo cuando la situación lo ameritaba y no se mostró interesado por ganar protagonismo ( su mayor intervención, de hecho, fue para pedir disculpas por los olvidados en el In memoriam).   Pero a lo largo de la entrega, se echó en falta que hubiera un espacio para el espectáculo, para los segmentos más distendidos que dejen tomar un respiro. Hubo pequeños momentos como el de los tres Sandros entregando una estatuilla, que permitieron asomarse a recursos que le darían a la televisación del evento un ritmo mucho más dinámico y original. Y en ese sentido, hay oportunidades que se siente desaprovechadas. El homenaje a Marcelo Tinelli y Showmatch fue un buen ejemplo de ello. Más allá del emotivo discurso que brindó el conductor de ese ciclo, ese contexto hubiera sido la excusa perfecta para recorrer su historia a modo de show, sin limitarse exclusivamente al discurso de Tinelli.   Con la apertura sucedió algo similar. El musical protagonizado por Tini Stoessel dejó sabor a poco, y esos primeros minutos parecían la promesa de un breve espectáculo que nunca llegó. Entonces el Martín Fierro se ubica en un peligroso equilibrio en el que si bien la prolijidad es un objetivo cumplido, se pierde el efecto de show televisivo. La presencia de Marley casi cuatro horas en pantalla, más allá de su sabido oficio, termina resultando agotadora para un evento que necesita buscar formas de reinventarse para capturar la atención del espectador.  

Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter