INFOANPRESS
Domingo 23 de Julio de 2017
Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter
Economia
Dreyfus, Bunge y Oleaginosa Moreno fueron sancionadas por irregularidades fiscales
La AFIP suspendió del Registro de Operadores de Granos a las agroexportadoras Louis Dreyfus Argentina, Bunge Argentina y Oleaginosa Moreno, al detectar que realizaban maniobras evasivas. Panorama de la recaudación y de la estructura empresarial en el rubro

Noticia
La Administración Federal de Ingresos Públicos aplicó esta sanción tras detectar que las cerealeras realizaban "triangulaciones nocivas de operaciones, utilizaban paraísos fiscales y registraban maniobras financieras con el exterior". En el caso de Bunge Argentina, también se la sancionó por la utilización de facturas apócrifas.

La AFIP ya había tomado medidas similares contra otras firmas agroexportadoras, como ADM Argentina, Cargill SA y Alfred C. Toepfer Int. Argentina.

Al ser excluidas del registro de operadores de granos, las ventas que realicen estas empresas en el mercado interno no tendrán más una retención del impuesto a las ganancias de sólo el 2 por ciento, sino que se les retendrá el 15 por ciento, más un 10,5 por ciento de IVA.

También se les limitará la cantidad de cartas de porte autorizadas por la AFIP. Este documento es indispensable para el traslado de los granos mediante el transporte automotor de carga del campo a centros de acopio y de éstos últimos a fábricas, puertos u otro destinos.

Las cerealeras deberán regularizar su situación ante el fisco. En caso de no hacerlo, serán excluidas definitivamente del Registro de Operadores de Granos.

Panorama general del rubro y sus empresas
Entre las  empresas vinculadas a la explotación de oleaginosas  y con mayor recaudación se encuentran Cargill, Dreyfus, Bunge, Nidera, Noble, ADM, Oleaginosa Moreno, Multigrain, Adeco Argentina, etc. La reciente controversia entre la AFIP y Bunge sobre diferencias de impuestos no ingresados, invita a revisar la estructura internacional de cada compañía, lo cual involucra al menos dos planos: la radicación de sus casas matrices y la magnitud del comercio intrafirma.

La empresa controlante de Bunge está radicada en las Islas Bermudas. Pero esto también ocurre con otras. Cargill tenía por controlante en 2003 a una empresa radicada en Barcelona que luego se “mudó” a Winnipeg, Canadá.

Oleaginosa Moreno, perteneciente al grupo Glencore de origen estadounidense, tenía su sociedad controlante en Baar, Suiza. Dreyfus (LDC Argentina) fue quizá la que mayores cambios registró. En los últimos diez años, su controlante cambió, además se mudó de París a Londres, de allí a Amsterdam, fijando su último domicilio en Ginebra, Suiza. La empresa ahora funciona bajo otra razón social denominada Galba S.A.

Nidera que tiene por controlante a otra empresa argentina denominada Nidera Argentina S.A. Compañía de Inversiones, que posee el 84 por ciento de las acciones de aquélla y a la vez es controlada por el holding homónimo radicado en Suiza.

Multigrain Argentina (ex Multicereales) tiene también su controlante en Baar, Suiza, que vale recordar constituye uno de los paraísos fiscales de mayor opacidad, junto a Bermudas, Caymán, Islas Vírgenes Británicas, Panamá, Dubai, Gibraltar.

En tanto, Noble Argentina está controlada por una compañía radicada en una casilla de correo de las Islas Vírgenes Británicas. Adeco Argentina (la filial argentina del grupo Soros), tiene su casa matriz en Tenerife, en las Islas Canarias.

A este escenario se le agrega una mirada sobre la magnitud del comercio intrafirma, las ventas declaradas por las compañías extranjeras radicadas en Argentina cuyo receptor en los países importadores son las empresas controlantes, controladas o vinculadas. La resultante es la pregunta del millón: ¿cuál es la verosimilitud de las ventas declaradas, tanto por los productos, como por sus tipos, sus calidades y sus precios?
Precisamente la diferencia de impuestos reclamada a Bunge y otras compañías, pone en cuestionamiento algunas de estas facetas. Cargill, la empresa más grande del sector y la líder a nivel mundial, afirma haber facturado en el último ejercicio cerrado en febrero de 2010 a su controlada y a dos vinculadas el 82 por ciento de las ventas.

También Dreyfus (LDC) que declara haber facturado el 95 por ciento a sus asociadas, entre las que se destacan Nethgrain BV y Urugrain. Esta última, radicada en Uruguay, es una de las tantas SAFI destinatarias de exportaciones argentinas, tema tratado en el informe sectorial de AFIP referido a la triangulación, bajo el sutil nombre de “planificación fiscal nociva”.

Nidera, conjunción de las siglas: Netherlands (Holanda), Italy (Italia), Deutschland (Alemania), England (Inglaterra), Russia (Rusia) y Argentina, afirma haber vendido a las empresas del grupo en su último ejercicio 2009, el 85 por ciento del total facturado, esencialmente a Concordia Agritrading con sede en Singapur.

A modo de ejemplo… Bunge
En la Argentina, según la información del Ministerio de Agricultura, durante 2010 la empresa Bunge embarcó 5,17 millones de toneladas de granos, sobre un total de 37,71 Mt, lo cual le da un share de 14%. En el ránking sólo es superada por Cargill, que acapara el 19% del negocio, y por ADM, si se sumaran los volúmenes de su controlada Toepfer, con el 24 por ciento.

En el rubro subproductos, Bunge también ocupa el segundo puesto detrás de Cargill con el 15% del negocio, al igual que en aceites vegetales. En volumen, la participación en estos tres negocios de Bunge trepó a 10,42 millones de toneladas.

Si bien ha mantenido una participación estable en el trading granario en estos años, la compañía derivada de Bunge & Born y establecida en White Plains (EE.UU.), desarrolló importantes inversiones en la Argentina.

Tras construir un puerto en Ramallo (Buenos Aires), en 2005, la firma montó una planta de producción de superfosfato simple a partir de roca fosfórica importada. En 2007 puso en operaciones Ecofuel, en sociedad con AGD para fabricar biodiésel. En 2008 inauguró una planta de refinación de aceites vegetales en su complejo de Gral. San Martín. Finalmente, en febrero de 2010 anunció la compra del segmento de fertilizantes de Petrobrás Argentina, lo que incluyó la planta de producción de UAN (nitrogenado líquido) en Campana, y el acceso a un volumen de 500.000 toneladas de productos que manejaban los brasileños y que complementaba muy bien la base de Bunge en el negocio de los fosfatados.

Así, los activos de la compañía en la Argentina constituyen un importante engranaje en su maquinaria global.

En plantas de crushing oleaginoso cuentan con Tancacha (Córdoba), San Jerónimo Sur y Puerto General San Martín, que en conjunto pueden moler 13.250 toneladas diarias y almacenar en forma instantánea 823.000 toneladas de granos.

En puertos cuentan con la terminal de General San Martín, la de Ramallo (en Buenos Aires) y elevadores en el de Bahía Blanca. Por otra parte participan junto con Aceitera General Deheza de Terminal 6 y Terminal 6 Industrial en la zona de Rosario.

Además poseen una red de acopio propia radicada en el NOA (Salta) y el centro de Córdoba. Pero para comenzar a ponerle números a la dimensión de Bunge en el mundo, se puede decir que en el ejercicio cerrado al 31 de diciembre de 2010, la compañía facturó u$s45.707 millones, contra los u$s24.275 millones del ejercicio 2005. En tanto, su operación involucró el movimiento de 135 millones de toneladas de productos (entre granos y fertilizantes), contra 117 Mt en 2005.

Finalmente, las ganancias pasaron de 530 millones de dólares en 2005 a u$s2.354 millones en 2010, aunque este último resultado está muy vinculado a la venta de activos en el segmento de los fertilizantes en Brasil.

Así, la compañía ingresa a su bicentenario (se fundó en 1818 en Holanda) con una plataforma de negocios extraordinaria.

Su red de procesamiento de materias primas se expande desde las pampas argentinas hasta Vietnam, al igual que su logística. Todos los días hay una nueva inversión, como la planta de molienda de soja que construirá en Paraguay junto a LDC (Louis Dreyfus).

Otro negocio donde la firma se está posicionando muy fuerte es en la caña de azúcar y la bioenergía. En 2009 compró cinco ingenios a Moema Group, que sumados a los tres que tenía le dio capacidad para moler 20 millones de toneladas de caña. Bunge ve que la principal economía del Mercosur es el productor de caña más competitivo por costo de producción, lo que le otorga la posibilidad de participar tanto del negocio del azúcar como del bioetanol.

La firma también opera en el negocio del biodiésel. En la Argentina es copropietaria junto con AGD de Ecofuel, pero también opera en este rubro en Europa central por medio de Diester Industries Internacional, en sociedad con partners locales, y en España con una modalidad similar.

Sin embargo, el grueso de las ventas proviene del trading. Efectivamente, el 65% de la facturación tuvo ese origen en 2010. En tanto, azúcar y bioenergía aportaron 9,6% (u$s4.455 M), aceites comestibles el 14,8% (u$s6.783 M) y fertilizantes otro 5,9% (u$s2.726 M).

Geográficamente, el principal mercado de Bunge es Europa, que representa el 33% de su facturación. En segundo lugar se encuentran los Estados Unidos, luego Brasil, tercero Asia y cuarto la Argentina, por delante de Canadá.

En los ejercicios 2007 a 2009, el volumen de ventas en nuestro país varió entre u$s1.836 millones (2009) a u$s2.730 millones (2008). La compañía todavía no informó respecto de sus ventas geográficas del ejercicio 2010.

Es importante que se comprenda que las actuales sanciones se derivan de las investigaciones sobre trata de personas y  trabajadores en condiciones inhumanas, hecho que llevo realizar una segunda investigación vinculada a la estructura empresarial y su recaudación.

Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter