INFOANPRESS
Martes 24 de Abril de 2018
Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter
Politica
Lozano, sin querer, quedó enfrentado al pacto Pino-Clarín por la candidatura porteña que se le escurre por los dedos
El diputado nacional por Proyecto Sur, Claudio Lozano, deberá olvidarse de los estudios de TN y Canal 13, del Grupo Clarín, al menos por un tiempo: en la presión que está ejerciendo La Empresa a Pino Solanas para que baje a la ciudad, queda enfrentado a esa estrategia mediática que persigue asegurarse un delegado en la City porteña.

Noticia
Lozano, sin medias tintas, evaluó que si finalmente Solanas claudica ante la presión de Clarín, cometería un error político. Asimismo, el economista de la CTA, agregó que él daría un paso al costado para que Pino ocupe la candidatura en la ciudad en la medida que a nivel nacional el espacio que integra tuviera un postulante de fuste como el socialista y gobernador de Santa Fe, Hermes Binner.

Esa sería la condición del fogoso Lozano, quien daría por concluida la discusión interna en Proyecto Sur. Pero como nadie sabe qué hará Solanas de aquí en adelante, y dado que la presión del Grupo Clarín es muy fuerte e insistente, todo indica que en ese espacio hay una gran amenaza de crisis política: Solanas incurriría en el mismo vicio que critica al resto de la dirigencia cuando sostiene que hay que dejar de lado los personalismo y trabajar en conjunto.

Pino nunca se repuso del desaire que en 1997 le hizo Chacho Alvarez cuando el ex vice de la Alianza le había prometido que sería número puesto en la ciudad, pero la figura del cineasta quedó relegada una vez que Chacho firmó en nombre del Frepaso la alianza con la UCR.

Ahora como en aquel entonces, Pino exhibe su enconada oposición a los radicales: condiciona en el arco opositor cualquier acuerdo con la UCR al entender que más que sumar es un salvavidas de plomo.

“Si en el contexto actual y tal como pretenden los operadores mediáticos de Proyecto Sur, Pino Solanas resignara su candidatura presidencial, sería la mejor contribución a consolidar el bipartidismo en la Argentina”, dijo el sábado Claudio Lozano.

El lunes, Pino Solanas, en una radio, se lamentó de que el diputado de Buenos Aires para Todos midiera bajo en la Ciudad. Minutos después, Lozano replicó, en otra emisora, que Solanas también medía bajo en la elección presidencial. El duelo de declaraciones generó una reunión de urgencia el lunes por la noche en la mesa nacional del Movimiento Proyecto Sur. Hubo reproches y promesas. Pero ayer hubo secuelas.

“No tenemos ningún inconveniente si él quiere ser candidato a jefe de gobierno. Pero creemos que estamos trabajando hace tres años para que Proyecto Sur sea una fuerza nacional. Creo que con Ocaña podemos armar una estrategia interesante en la Ciudad. A mí, más que afectarme, todo esto me sorprendió. Las encuestas tienen un valor relativo. No hay una cuestión personal acá”, le dijo Lozano a Tiempo Argentino. E insistió: “Es un error que Pino baje a la Ciudad.”
Pino Solanas, por su parte, participó ayer del lanzamiento de Chacareros en Proyecto Sur, conformado por los dirigentes de Federación Agraria Argentina que cuestionan por izquierda a Eduardo Buzzi. El cineasta dijo que tiene una relación excelente con Lozano.

Pero en los pasillos del Hotel Bauen se habló sobre las “susceptibilidades” del economista. “La idea es que todo esto quede a un costado. Tampoco es cuestión de aferrarse a las encuestas, los números nacionales no favorecen tanto a Pino, pero esta no es la cuestión central”, apuntó Jorge Cardelli, diputado y miembro de la mesa de Buenos Aires Para Todos.

“Pino empezó diciendo que él cuando se lanzó en el 2009 también daba mal en las encuestas y eso no salió. Pero dar bien o mal no es un descalificativo moral. Es un hecho. Entiendo que ellos hablaron. Uno no puede juzgar la militancia de toda una vida por unas declaraciones en un diario”, opinó el legislador Julio Raffo, hombre de confianza de Solanas.

 “Me parece que hubo más ruido que nueces. No hay un enfrentamiento. Ayer estuvimos reunidos. Estamos en relaciones fraternales más allá de lo afortunado o desafortunado de algunas declaraciones”, agregó Raffo.

“Se contestaron. Hubo un pequeño cortocircuito, pero no hay conflicto ni mucho menos”, apuntó Alcira Argumedo. “El tema central es que estamos en un fuerte debate. El hecho de priorizar o no la pelea en la Capital Federal. Y tenemos que definirlo cuando todavía no se reglamentó la ley de partidos políticos, que no sabemos si nos puede deparar una sorpresa”, agregó.  

En Proyecto Sur cada vez son más, como publicó este diario la semana pasada, los que empujan para que Pino Solanas vaya por la Ciudad. Hablan de tres batallas: la porteña, la santafesina y la cordobesa (las tres antes de octubre). Pero no está todo dicho. Entre tanto, a veces las palabras se escapan.  

Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter