INFOANPRESS
Miercoles 24 de Octubre de 2018
Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter
Politica
El SAME otra vez envuelto en un confuso episodio de violencia en la Villa 31 que no confirmó la Federal
Es inexplicable que el SAME sea protagonista en los últimos tiempos de situaciones de conflicto social de fuerte contenido político. A nadie se le escapa que el servicio depende del gobierno porteño que a su vez tiene una posición tomada respecto a los piquetes que levantan ciertos asentamientos, como el de la Villa 31 en Retiro. Ayer, el SAME denunció que una de sus ambulancias fue apedreada y agredidos el chofer y la enfermera por parte de habitantes de la villa. El hecho no pudo ser confirmado por la Policía Federal.

Noticia
Según el SAME una ambulancia que había concurrido a la Villa 31, en la zona de Retiro, para asistir a un herido, fue atacada a palos por un grupo de desconocido, según denunció después el gobierno porteño que puso en dudas que se haya tratado de vecinos. El dato es que el supuesto incidente se produjo una semana después de la muerte de un habitante de la villa porque el chofer y la doctora del SAME se negaron a ingresar al lugar ante el temor de que sean asaltados.

El protagonismo que viene teniendo el SAME en situaciones de conflictos sociales no es saludable. Durante los tristes y confusos hechos de violencia en el Parque Indoamericano, el titular del SAME, Alberto Crescenti, había denunciado que una persona de nacionalidad boliviana agredida por supuestos vecinos que quisieron desalojar violentamente por sus propios medios el parque fue sacado de la ambulancia por un grupo de vándalos que lo tiraron al piso, lo patearon para rematarlo de un tiro a la cabeza.

Esa información que había difundido Crescenti fue desmentida luego por la Policía Federal dado que su cadáver no aparecía y ningún hospital de la zona confirmaba el ingreso de un herido con las características de la víctima. Luego de varios días de confusión, resultó que el joven de 21 años había sido atacado, ciertamente, por las patotas de vecinos pero que nunca había sido rematado según como denunció el titular del SAME.

Ahora vuelve a repetirse un hecho confuso en el que el SAME vuelve a estar en el ojo de la tormenta, lo que le resta seriedad a las autoridades de este servicio como fuente de información, y abre un interrogante acerca de las intencionalidades en el suministro de datos de mucha importancia para la gente.

El rol del SAME se ajusta a los objetivos que persigue el gobierno de la ciudad, porque mientras la policía –que acordonó la villa 31- no confirmó el episodio, el subsecretario de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Néstor Pérez Baliño, abundó en detalles al informar que se trató de "unas treinta personas" que atacaron con palos el vehículo, y reveló que una médica fue asistida y quedó internada en el Hospital Fernández, luego de haber sufrido un cuadro "de hipertensión y una crisis que le causó una "taquicardia".

El funcionario dijo que "la ambulancia fue atacada por unas 30 personas con palos que rompieron el paragolpes".

Pérez Baliño aseguró que "no es un hecho aislado", ya que ayer "entraron dos ambulancias" a las que "les rompieron toda la parte de atrás", por lo que especuló con que "no parece ser una cosa demasiado espontánea", ya que "no es el trato habitual de los vecinos de la Villa 31".

Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter