INFOANPRESS
Miercoles 28 de Junio de 2017
Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter
Politica
Hay ruido en Proyecto Sur: De Gennaro salió en defensa de Lozano exigiendo a Pino que cumpla los acuerdos
La demostración de fuerza de ayer de Claudio Lozano es un toque de atención para Pino Solanas. El fogoso diputado apeló a viejas amistades para meter presión en la interna de Proyecto Sur, que ahora está expuesta a fractura. Entró en escena el dirigente Víctor De Gennaro, un especialista en rupturas. La más reciente es la de la CTA, después que su “pollo” –Pablo Micheli- perdió con Hugo Yaski. Pino ahora va a sufrir en carne propia los arrestos de un líder que nunca fue tal, del dirigente que siempre tiene futuro pero nunca presente y del estratega político-sindical que no pasa la etapa embrionaria de dar nacimiento a agrupaciones políticas.

Noticia
De Gennaro es de aquellos dirigentes que juegan a fondo, o a todo o nada. No fue casual que ayer, en la tenida para que Pino respete los acuerdos internos y cumpla con su palabra de ser candidato a la presidencia y Lozano en la ciudad, el alborotador De Gennaro y otras líneas internas de Proyecto Sur –Libres del Sur, entre otras- lo ratificaron para la jefatura de la ciudad y se abstuvieron respecto a Solanas: “seguramente vamos a tener a nuestro candidato a presidente”, desafió De Gennaro, sin especificar si ese será Pino u otro.

Lozano carece del ímpetu de su viejo amigo y jefe en la CTA, y por las dudas, tiró que la posibilidad de repetir cuatro años de diputados no le viene mal. Pero parece que no es lo que piensan los animosos de la CTA fracturada, que duchos en presiones e internas, son expertos en el juego de llevar las situaciones hasta el límite.

La semana pasada la jugada pícara de Pino fue haber alentado que otras agrupaciones que integran Proyecto Sur alentaran que fuera por la jefatura de la ciudad, con el consabido argumento de que las chances presidenciales son escasas. Al diputado y a los grupos que lo respaldan les demandó tanto tiempo darse cuenta que nunca estuvieron a nivel nacional en la conversación.

Lo que ocurre es que Pino dio su palabra a muchos dirigentes sociales y agrupaciones defensoras del medio ambiente del interior del país que él sería candidato presidencial para traccionar votos y esa gente pueda tener esperanzas de ser electa en cargos públicos.

La realidad política de la ciudad de las luces y anchas avenidas es que las marquesinas con luces y espejitos de colores que el Grupo Clarín le empezó a instalar hicieron que cambiara de opinión. En Proyecto Sur, todos saben que Clarín necesita que Pino baje a la ciudad para evitar que los comicios porteños se polaricen entre el kirchnerismo y el Pro, con el riesgo de perder en la ciudad a quien con tanta generosidad en licitaciones y otras yerbas atendió al Grupo hegemónico.

La bronca en Proyecto Sur es que Pino anteponga sus intereses y el del Grupo mediático por encima del conjunto político. Es simple coherencia del diputado en su trayectoria –y no hace mucho en el Frente Grande- y quien haya creído lo contrario, es porque lo conoce poco.

Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter