INFOANPRESS
Domingo 17 de Diciembre de 2017
Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter
Politica
En Quilmes prefieren enterrar el asado en lugar de comerlo: corrupción en las “barbas” de Gutiérrez
Al intendente de Quilmes, Francisco “Barba” Gutiérrez, le acaba de estallar un conflicto político con derivaciones impensadas en su territorio en el que se mezclan corrupción con ribetes de internas, de las que no está exenta su mujer, funcionaria municipal. A raíz de una investigación realizada por el portal “Quilmes Ahora”, se pudo detectar actos de corrupción en el Hogar Municipal “Ave Fénix”.

Noticia
Para que se tenga cabal idea de la falta de capacidad de los hombres que Gutiérrez eligió para administrar el municipio, en el Hogar se descubrió que se enterraron 500 kilos de carne que se habían comprado para que los consumieran jubilados. ¿Por qué sucedió eso? Sencillamente porque a una funcionaria se le ocurrió apagar las heladeras para ahorrar energía eléctrica. Un disparate que no concluye ahí.

El descubrimiento, según el portal “Quilmes Ahora” es una espacie de “Caja de Pandora” que tiene preocupado al intendente Gutiérrez porque hasta hay denuncias de acoso sexual a empleadas por parte de funcionarios que el “Barba” apaña y lo que es peor que semejante chismorreo de feria puede costarle el gobierno municipal porque hay gremios, como la UOM de donde proviene, analiza con quitarle apoyo político.


A continuación se reproduce la investigación de “Quilmes ahora”:



Aunque parezca un disparate (y lo es) el Hogar Municipal depende de la secretaría de Gobierno, a cargo del polémico ex guardaespaldas de Gutiérrez, Raul Federico Oviedo. Siempre fue un área integrada a Desarrollo Social, pero las internas y la ubicación de ciertos personajes, hicieron que fuese trasladada a un área política.

Allí esta integrada la Subsecretaría de Igualdad Real de Trato de Oportunidades, a cargo de Cecilia Tanoni, una funcionaria capitalina traída al gabinete por la secretaria de Desarrollo Social, la también capitalina Valeria Islas Blum; intima amiga de la esposa de Gutiérrez; Evangelina “Cenicienta” Ramírez.

La “primera dama” nunca se llevó bien con Oviedo como tampoco con el resto de los metalúrgicos que forman parte del Gobierno. Islas Blum tampoco entendió nunca porqué su amiga no estaba bajo su órbita.

Ahora Tanoni, la misma que apagó la radio para que los empleados no pudieran escuchar nuestra investigación sobre el Hogar “Ave Fénix”, pidió insólitamente la intervención de la dependencia.

Los empleados del hogar juran haber puesto en conocimiento de Tanoni los hechos de corrupción que nuestro trabajo sacó a la luz. Jamás hizo nada sobre el tema, como tampoco lo hizo con el escándaloso entierro de unos 500 kilos de carne en un pozo porque la encargada del Hogar, Sofía Sokler,  ordenó apagar los freezer “para ahorrar energía”

La carne había sido comprada para una fiesta de fin de año para jubilados a la que fueron apenas 300 abuelos de los 1.500 invitados. Fue llevada al “Ave Fénix” cocinada y hubiese servido para alimentar a los internados por más de 2 meses.

Ambas denuncia también fueron puestas en conocimiento de Tanoni, del mismo modo que las que vinculan al Director de Tercera Edad, Eduardo Rivero; con acoso sexual contra varias empleadas.

Tanoni y Rivero no se llevan bien, por eso ahora la subsecretaria pide intervenir el hogar, quitándole a Rivero el manejo que tiene del mismo a través de su novia-encargada. Para lo único que se pusieron de acuerdo es para atemorizar a los empleados tratando de averiguar como se filtró la información que llegara a este medio.

Rivero es un  amigo personal de Gutiérrez, que lo trajo al gabinete por el solo hecho de haber compartido unos meses de cárcel durante la dictadura. Si bien en la mañana del lunes caminaba y caminaba por los pasillos con claras muestras de nerviosismo, acordándose de la madre de quien escribe estas líneas; se tranquilizo a la tarde cuando su amigo vía Oviedo le hizo llegar la tranquilidad que no sería él quien pague el desaguisado.

Es que “Alí Barbá” sabe que ya hay medios nacionales indagando sobre el tema. Por eso Tanoni salió a diferenciarse del núcleo metalúrgico, intentando que Rivero termine pagando políticamente lo que todos pretenden que nadie judicialmente.

Como para aterrar un poco más a los empleados, el gobierno ordenó un sumario administrativo en el que deberán declarar todos los empleados. La idea es: Todos son sospechosos y pueden  ser sancionados. De esta forma cree poder terminar las “filtraciones” y evitar que cuando intervenga la justicia la catarata de testimonios termine llevándose a los funcionarios políticos autores de la vil maniobra.

Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter