INFOANPRESS
Viernes 16 de Noviembre de 2018
Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter
Politica
Hace una semana todos querían frentes electorales, ahora la UCR, el Pro y Duhalde reniegan de esos acuerdos
En apenas algunos días los candidatos cambian de ideas como de camisa y corbata. Lo que era bueno hace una semana, ahora no lo es. ¿Qué cambió? A simple viste, nada trascendente. ¿Acaso el humor de la prensa, que influye en los políticos multimedios? En Bahía Blanca, Eduardo Duhalde confesó que no es buen negocio aliarse con la UCR. La UCR, por su lado, ahora dice que no busca ningún acuerdo electoral con el Pro en la ciudad. Las palabras de los candidatos publicados en los medios ¿fueron inventos?

Noticia
No tanto pero algo de verdad encierra aquella pregunta: no hay antecedentes en la historia política nacional de la enorme influencia que ha adquirido el periodismo en las decisiones diarias en los líderes de la oposición. Al punto de armarles una agenda política –caso Grupo Clarín al Grupo A- y, si se descuidan, hasta el programa de gobierno que, de hecho, de eso se trata la coacción del Grupo Monopólico a gobiernos ni bien asumidos, y la a extorsión cuando están abandonando la Casa Rosada.

Cualquier lector desprevenido advertirá la esquizofrenia política que transmiten los medios: las permanentes contradicciones y el cambio constante de estrategias. Lo que ese lector poco despabilado no sabe es la enorme influencia que tienen las casi 400 empresas de medios que tiene el Grupo Clarín, más sus socias menores y otras obsecuentes, caso La Nación y Perfil, para que tomen decisiones.

Es directamente el ejercicio de un periodismo independiente y la de un candidato a dejarse libremente presionar y extorsionar, ni más ni menos. Y como el periodismo tiene tan poca visión de la realidad, es la que más alejada vive de los problemas reales que aquejan a la gente –que son sus lectores- sufre de contradicciones: se desdice permanentemente porque no tiene certeza de lo que sucede a su alrededor.

Esa inseguridad se la traslada a los políticos. Duhalde, Ricardo Alfonsín, Elisa Carrió, Pino Solanas, Mauricio Macri (y antes Sanz, Cobos, Solá) son los más influidos por los grupos mediáticos y vaya casualidad son los que más contradictorios. Además demuestran falta de personalidad en el ejercicio de lo que debería ser algo natural y cotidiano, como es la toma de decisión sin coacción.

Ahora resulta que Duhalde cree que un frente con la UCR es perjudicial para sus intereses. Entonces porqué buscó un acuerdo durante semanas. ¿Se lo pidió Clarín?

La UCR –en realidad dicen Alfonsín- después de tantos coqueteos con el Pro evaluó que un acuerdo electoral con Macri no condice con el programa radical. La misma pregunta que a Duhalde: ¿Por qué entonces fatigaron días buscando ese frente electoral? ¿Será porque se los pidió también Clarín?.

Desde este portal se informó hasta el hartazgo que detrás de todas las operaciones políticas estaba –y está aún- el tentáculo que todo lo alcanza del Grupo Clarín, incluida la enfermiza mente de Héctor Magnetto, el CEO y mentor del Grupo Hegemónico.

Clarín no descansa en su intento por limpiar de candidatos al arco opositor para que el voto anti-K no se atomice entre varios de ellos y pueda facilitar en primera vuelta un triunfo que proyectan las encuestas de Cristina Kirchner. Así fue que provocó la caída a la ciudad de Pino Solanas y la de Macri, presionó para que Duhalde diera un paso al costado, apuntaló sin éxito a Cobos y Sanz y la realidad le dio de bruces respaldando al recién llegado Alfonsín.

Quien está aliviada es la diputada por Clarín, Silvana Giúdice, quien iba a quedar en el camino si prosperaba el frente UCR y Pro. No creerá la diputada que el fracaso por ese acuerdo fue producto de un pedido de Magnetto: Como decían los viejos emperadores romanos para justificar sus acciones: Roma no paga a traidores.

Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter