INFOANPRESS
Martes 22 de Mayo de 2018
Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter
Politica
Sesgada interpretación de Clarín & Cía por dichos de Cristina K: apuestan a la ruptura con Moyano
Según el diario donde se lea la información, Cristina Kirchner reprendió, tomó distancia o tensó la cuerda con Hugo Moyano. La manía de Clarín de manipular la noticia es ostensible, a tal punto que ni sus periodistas de redacción firman las notas. La presidente pidió que en lugar de apoyar y solicitar su reelección, la ayuden con acciones positivas en lugar de coaccionar y presionar. La frase, dicha a horas apenas del conflicto camionero que desabasteció de combustible a la ciudad, tiene al jefe sindical de destinatario; y de paso el Grupo –y otros diarios afines- interpretaron que Cristina rechaza el proyecto de repartir ganancias del diputado Recalde.

Noticia
Por mayoría –salvo Página 12 y Tiempo Argentino, que evitó la misma interpretación-, los diarios se sumaron a la reprimenda de Cristina al estilo sindical de Moyano anticipando futuros conflictos. Es el deseo de ese periodismo que se asume vocero de intereses corporativos: a nadie se le escapa que el principal apoyo que tiene hoy el gobierno es el del sindicalismo. El resto, parafraseando a la productora oficial de “6-7-8”, es digno del “País virtual”.

El sindicalismo, como en los ’40, es la columna vertebral del PJ versión K siglo XXI. La existencia del gremio significa la vigencia de un modelo industrial y productivo, porque sin industrias no habría sindicalistas, lo que sería para los intelectuales de derecha un ahorro de esfuerzos y hacer realidad el modelo agroexportador. De ahí que el periodismo al servicio del establishment, nacional y extranjero –nunca de las causas populares- se escandalice por la presencia de Moyano o el candor de un comunicador del Grupo A sienta que “la presión” que ejercería la CGT “es insoportable”.

Dicho esto, no cabe duda que las palabras de Cristina Kirchner fueron para Moyano y a su particular estilo de negociar, pega primero y dialoga después, claro que no es el único. De ahí a la construcción de una realidad en la que el gobierno insinúa un despegue de la CGT, porque Moyano es piantavotos, no parece ser la más acertada: no faltará el día que la presidenta firme un decreto que favorezca intereses sindicales y los ríos de tinta impresos en el papel de diario se irán por la canaleta.

Más evidente fue en Clarín y en otros diarios del establishment al analizar qué quiso decir Cristina en relación al proyecto de la CGT de repartir ganancias empresarias con los trabajadores. Clarín, directamente, tituló “No al pedido gremial de repartir ganancias”, pero una lectura de la nota, permite auscultar que no es tan así.
Firestone repartió ganancias con el gremio del neumático, dado que está incluido en el convenio colectivo y Cristina elogió el mecanismo:  “El convenio colectivo donde ellos participan de la rentabilidad de las empresas, me parece que es realmente un instrumento muy idóneo, porque una ley es algo general; lo general no puede ser aplicado a todo el mundo y a todas las actividades económicas”.

¿Esa frase tiene el significado de un rechazo a la propuesta de repartir ganancias? De ser necesario, se transcribe el siguiente párrafo publicado por Clarín: “Si es por el nombre, es lo de menos; lo importante es que los trabajadores encuentren un instrumento en donde encausar sus demandas legítimas” (lo publica el mismo diario que titula que la presidente rechazó el proyecto de la CGT).

Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter