INFOANPRESS
Domingo 25 de Agosto de 2019
Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter
Turismo
La ruta del vino
Como buena tierra de variedades, dentro de lo que llamamos turismo rural, Argentina cuenta con una modalidad que en los últimos años ha tomado un auge verdaderamente increíble. Se trata de las Bodegas y Vinos. Desde el Norte pasando por Cuyo y hasta Patagonia , la Cordillera de los Andes es el manto protector de miles de hectáreas sembradas con la vid.

Noticia
Argentina cuenta con una modalidad que en los últimos años ha tomado un auge verdaderamente increíble: las Bodegas y Vinos. Desde el Norte pasando por Cuyo y la Patagonia, nuestro país presenta miles de hectáreas sembradas con la vid.

Las provincias de Salta, Catamarca, La Rioja San Juan, Mendoza, Neuquen y Río Negro son la cuna de campos pintados con los magníficos colores que caracterizan a la planta y el fruto de la vid. El violeta, el marrón y el verde de conjugan con el cielo de un constante azul intenso y con la textura rocosa de la cordillera que parece ser el incansable sereno que vigila este tesoro argentino.

Y en medio de esta inmensa extensión de suelo donde la naturaleza ha demostrado toda su generosidad y esplendor fueron construidas las bodegas, esos oscuros rincones en los que la materia prima para la fabricación del vino pasa por un largo y complejo proceso, que después de un tiempo considerable, lanza al mercado productos reconocidos en el mundo entero.

Un recorrido por el interior de las bodegas es un paseo que al final encontrará a mas de un turista embriagado con el intenso aroma que se impregna en cada rincón de estos sitios. Allí la temperatura es cálida y la humedad es un factor de suma relevancia para que la calidad del vino sea óptima y salga al mercado en excelentes condiciones. Además la escasa iluminación que debe tener las bodegas hace que el recorrido adquiera un toque misterioso y atrapante.

La ya internacionalmente conocida Ruta del Vino es un desplazamiento que bordea la Cordillera de los Andes comenzando por la provincia de Salta y bajando hacia el sur para caer en Río Negro donde toda le hermosura de los viñedos y los lugares para su específico tratamiento encuentra su final.

A lo largo de los casi 2400 Km. en los que se extiende esta carretera, Argentina le regala al turista la increíble posibilidad de conocer climas, suelos y todas las diversidades geográficas que repercuten en el tipo y la clase de vinos que se fabrican. El riego se hace necesario en todas las provincias vitivinícolas debido a la escasez de lluvia. Y para esto, el agua de manantial que baja desde la cordillera en forma de ríos transparentes es almacenada en acequias para la posterior provisión a los viñedos.

Todo, absolutamente todo lo que la madre tierra depositó a los pies de la fascinante cadena montañosa que separa a la Argentina de Chile, es aprovechado al máximo para ofrecerle al país y el mundo vinos de indescriptible sabor y calidad.

Venga, sea partícipe y conozca todo acerca de la fabricación de los mejores vinos argentinos que los expertos consideran su arte propio.

Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter