INFOANPRESS
Domingo 25 de Agosto de 2019
Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter
Economia
La UIA se quejó y consiguió que el Gobierno reactivara un plan de subsidios para grandes industrias ante los cortes de gas
La orden la impartió el ministro de Planificación, Julio de Vido, desde Beijing, y su cartera emitió desde Buenos Aires un comunicado en el que confirmaba que “en esta época del año vuelve a aplicar el Plan Energía Total (PET) con plena efectividad”. Se trata de un programa de subsidios creado por el gobierno de Néstor Kirchner al calor de la crisis energética de 2007, para que las empresas consuman otros combustibles que no sean gas.

Noticia
El Gobierno ofrece hasta $ 1.000 millones a industrias para que no consuman gas
De apuro, volverá aplicar subsidios para que el sector fabril compre combustibles alternativos al mismo precio que el gas. Los cortes totales durarán hasta el lunes

Dos días después de que la Unión Industrial Argentina (UIA) hiciera públicos sus reclamos al Gobierno por los cortes de gas que afectan la producción, la administración de Cristina Fernández sacó del cajón un viejo plan de subsidios para calmar los ánimos del sector productivo.

La orden la impartió el ministro de Planificación, Julio de Vido, desde Beijing, y su cartera emitió desde Buenos Aires un comunicado en el que confirmaba que “en esta época del año vuelve a aplicar el Plan Energía Total (PET) con plena efectividad”. Se trata de un programa de subsidios creado por el gobierno de Néstor Kirchner al calor de la crisis energética de 2007.

Ante la falta de gas, el ex presidente decidió instrumentar un plan para que las grandes industrias consumieran en su reemplazo combustibles alternativos, como el gasoil y el fuel oil, pero pagaran al mismo precio.

La diferencia entre los valores del gas y sus alternativas será cubierta por fondos fiduciarios y el Tesoro. En Planificación aún no determinaron el monto final de subsidio –puede variar de acuerdo con las condiciones climáticas– pero diversas fuentes del mercado estimaron que rondará los $ 1.000 millones y se destinará a proveer productos de YPF, Esso y Petrobras. En el sector estiman, sin embargo, que la mayor parte se importará.

“Aunque preferimos el gas, esto es mejor que tener una planta parada. Ahora esperamos que haya una resolución para que el Programa se aplique”, explicaron en la central fabril.

Un millón de BTU –la unidad de medida– de gas cuesta para las grandes industrias unos u$s 3. El equivalente en fueloil ronda los u$s 7 y el gasoil llega hasta u$s 12; es decir, cuatro veces más. Con el PET, el Gobierno absorbe la diferencia.

La encargada de articular el PET será Enarsa. En la empresa no tenían ayer mayores precisiones sobre el proyecto, pero sabían que sería anunciado en los próximos días.

Entre las empresas que utilizan combustibles sustitutos del gas se encuentra el complejo oleaginoso, con estandartes como Molinos, AGD, Dreyfus, Cargill y Bunge, y las automotrices, como Volkswagen, Ford, Peugeot y General Motors, entre otras.

Técnicos de Planificación y de la Secretaría de Energía trabajaron en conjunto en el último mes para poner en marcha la iniciativa. Sin embargo, encontraron varios escollos. Entre ellos, que la producción de combustibles en el país está al límite, por lo debieron analizar alternativas logísticas para cubrir las necesidades del sector productivo.

Sin tiempo para anuncios

La intención oficial era hacer un anuncio formal, pero la ola polar que invadió al país desde principios de la semana disparó el consumo en hogares y obligó a llevar el suministro de gas a empresas al mínimo técnico en la mayoría de los casos y en otros, a cero.

Eso disparó la ira de las mayores empresas del país. Algunas compañías rechazaron aplicar cortes totales, como pedía el Gobierno. Y el martes la central fabril reclamó que las restricciones se extendieran a las estaciones de GNC para aliviar al sector productivo. Por su alto costo político, el inventor del Enargas, Antonio Pronsato, rechazó por orden de De Vido esa alternativa –se aplicó en 2007– en encuentros que tuvo esta semana con empresarios.

Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter