INFOANPRESS
Domingo 19 de Agosto de 2018
Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter
Politica
El Abogado de La Alameda que denunció a Zaffaroni fue defensor del genocida Scilingo
Así lo confirmó, Carlos Slepoy, abogado querellante en España en juicios contra represores argentinos. Mario Ganora, integrante de la ONG que acusó a Eugenio Zaffaroni, fue defensor de Adolfo Scilingo. A su vez, la empresa inmobiliaria no tenía habilitación

Noticia
En el medio de la controversia mediática que se generó con el miembro de la Corte Suprema de Justicia, Eugenio Zaffaroni, surgieron detalles sorprendentes sobre la denuncia. Hoy Carlos Slepoy, abogado querellante en España en juicios contra represores argentinos, confirmó que el vicepresidente de La Alameda, la ONG que denunció al magistrado, fue defensor de un represor argentino.

En España, Mario Ganora actuó como abogado de Adolfo Scilingo, ni más ni menos que uno de los primeros militares de la última dictadura que admitió en público, en una entrevista con el periodista Horacio Verbitsky, que se ejecutaron prácticas de terrorismo de Estado en Argentina. Además confesó ante el juez español Baltasar Garzón haber participado en dos vuelos de la muerte mediante los cuales a muchos prisioneros se los arrojaba al mar con la intención de hacerlos desaparecer.

“Ganora era el abogado de Silingo. Ganora vino a España como defensor de Silingo. El juez Garzón le permitió estar presente en las jornadas que finalmente terminaron con la detención" aseguró hoy Carlos Slepoy, abogado querellante en España en juicios contra represores argentinos, que en diálogo radial con Víctor Hugo Morales, completó: "Silingo quería cambiar información por impunidad. Cuando comenzó este proceso era algo inédito y por tanto se requería la conformación de un cuerpo doctrinal".

A su vez, en una nota publicada por La Nación el 20 de octubre de 1997, se puede leer: “En determinado momento del interrogatorio, Garzón le preguntó algo esencial en este juicio por genocidio y terrorismo, el primero de este tipo en España: ¿hubo un plan criminal? Scilingo contestó que sí.

A Scilingo lo han visitado su abogado argentino, Mario Ganora; su abogado defensor de oficio, Fernando Gallo, y uno de los abogados de la acusación particular, Enrique de Santiago, que hoy le llevó una radio portátil”.

Adolfo Scilingo
Fue uno de los primeros militares del Proceso que admitió en público el terrorismo de Estado,  en la Argentina, en una entrevista con el periodista Horacio Verbitsky.

La confesión reveló la complicidad de la Iglesia Católica, el silencio de las autoridades de la Armada en democracia y la especulación política del gobierno de la época, presidido por Carlos Menem.

Confesó ante el juez español Baltasar Garzón haber participado en vuelos de la muerte mediante los cuales a muchos prisioneros se los arrojaba al mar con la intención de hacerlos desaparecer.

El testimonio de Scilingo ante Garzón contribuyó en forma decisiva a implicar a los altos jefes de la Armada de los tiempos de la dictadura.

Scilingo explicó el funcionamiento de la ESMA, "el centro de operaciones más importante que tenía la Armada. Scilingo describió en forma minuciosa los vuelos de la muerte con los prisioneros narcotizados a bordo (haciéndoles creer que se les trasladaba a una prisión al sur de Argentina y deberían aplicarse una vacuna), a los cuales se desnudaba y arrojaba vivos al mar.

En abril de 2005, el marino fue enjuiciado en España por delitos de lesa humanidad cometidos entre 1976 y 1977 y, tras haberse probado su responsabilidad en la muerte de treinta personas y una detención ilegal seguida de torturas, condenado a 640 años de prisión.

Ya en julio de 2007, al comprobarse su complicidad en otras 255 detenciones ilegales, el Tribunal Supremo español elevó la condena a 1.084 años.

La empresa
La inmobiliaria a cargo de las propiedades de Zaffaroni no tenía habilitación
Juan Calvo Propiedades, la inmobiliaria en cuestión estaba ubicada en Villa del Parque, pero cerró hace dos meses.

La inmobiliaria que administraba los departamentos no tenía habilitación y estaba cerrada hace dos meses. Dicha empresa habría sido la responsable del alquiler de al menos el primer departamento, ubicado en el barrio porteño de Recoleta.

La inmobiliaria Juan Calvo Propiedades tiene oficinas en Nazca 3271, en el barrio porteño de Villa del Parque, pero fue abandonada hace dos meses, según descubrió el diario Libre. El sitio web donde ofrecía unas treinta propiedades para vender o alquilar fue dado de baja.

Pero lo más grave es que la inmobiliaria nunca estuvo habilitada para operar. "Juan Calvo jamás tuvo la matrícula", afirmó a Libre Fernando Cancel, directivo del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de Buenos Aires. "Un colega la denunció y enviamos un inspector que encontró una sede vacía".

Una explicación posible es que la empresa de Gerardo Juan Calvo (32) se haya mudado al edificio contiguo, en Nazca 3269. Allí se ubica Soluciones 72 DPI, un estudio de diseño gráfico que estuvo a cargo del sitio web de la inmobiliaria, también registrado a nombre de Calvo. "Acá no hay nadie con ese nombre", dijeron a Libre. Pero el título de diseñador gráfico de la UBA de Calvo estaba colgado en la pared.                                                                                                                                                                                                                                                        El peor lugar de todos, se lo llevan las mujeres encerradas y obligadas a ejercer la prostitución. La Argentina adoptó el sistema abolicionista que pretende poner fin a la prostitución en 1949, la corriente abolicionista se plasma jurídicamente en la Convención contra la Trata de Personas y la Explotación de la Prostitución Ajena.

A su vez, sostiene que debe penalizarse a proxenetas, rufianes, y a quienes lucran con la prostitución ajena, pero no a quienes la ejercen. Prohíbe la existencia de prostíbulos.

Pero en la práctica no se cumple. Los prostíbulos y sus variantes: whiskerías, cabarets, casas de masajes, son una realidad amparada por la connivencia policial, judicial y política; y esto da cuenta de los intereses en juego, sobre todo en un año electoral.

Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter