INFOANPRESS
Sabado 21 de Octubre de 2017
Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter
Politica
El nuevo gabinete de Cristina, con bríos juveniles para que el kirchnerismo tenga futuro mas allá del 2015
Vuelven las clásicas notas de rumores acerca de cambios en el gabinete presidencial. Claro, con la evidencia del resultado electoral cae de maduro que Cristina Kirchner tendrá que ocupar casilleros que muchos de sus ministros dejarán vacíos porque se supone que serán electos diputados y senadores nacionales. No hay entonces primicia que valga dado que las designaciones deberán hacerse forzosamente como la del ministro Amado Boudou que irá a presidir el Senado como un vicepresidente leal e incondicional de la presidente.

Noticia
Los lugares que quedarán libres se conocen, lo que no se conoce son los nombres. “Para hacer guiso de liebre, primero hay que cazar la liebre”, dijo Cristina durante la sorpresiva conferencia de prensa en respuesta a los futuros cambios de gabinete. De esta manera, la mandataria intentó poner un freno y evitar mostrar que su reelección ya está resuelta antes de pasar por las elecciones generales de octubre.

Pero las palabras de la Presidenta fueron infructuosas y no lograron archivar el debate su entorno en cuanto a quiénes serán los futuros habitantes de la Casa Rosada.

Claro que los nombres sólo los tiene la Presidenta quien, según varios de sus colaboradores cercanos, ya está diseñando su futuro gabinete. Pero la regla K marca que será un secreto que se guardará bajo siete llaves. Es sabido que una de las principales premisas del manual kirchnerista es el factor sorpresa, por lo que no descartan que más de un nombre provoque esa sensación en el escenario político.

Así como en la previa a las primarias el objetivo era superar el piso del 40% para encarar con holgura el camino de la reelección, ahora la meta es superar, al menos por unos puntos más, el 50% logrado en las primarias del domingo.

 De concretarse, CFK avanzará con “el recambio generacional” también en el equipo de gobierno.
Esta idea, ya convertida en certeza en la Casa Rosada, fue confirmada a este diario por varios funcionarios cercanos a la Presidenta.

“Con este resultado, Cristina tendrá la posibilidad de no depender de ningún factor político para armar su nuevo gabinete”, reflexionó un funcionario con despacho cercano a la oficina presidencial, quien aseguró que no “habrá novedades hasta que comience la nueva gestión” que será a partir del 10 de diciembre.

Los lugares que seguro quedan libres son la Jefatura de Gabinete y los Ministerios de Economía y de Agricultura. Es que no sólo Amado Boudou, como candidato a vicepresidente, tendrá destino en el Congreso nacional en caso de ganar, sino que también lo tendrían Aníbal Fernández, que encabezó la lista de senadores bonaerenses, y Julián Domínguez la de diputados.

En las filas K dan como un hecho que asuman sus bancas, tras la fallida maniobra de candidaturas testimoniales impulsada por Néstor Kirchner en 2009.

Pero la renovación no quedará sólo en esos puestos, sino que será más profunda, prometen. Un funcionario del ala pingüina admitió que no espera quedarse después de diciembre salvo que “me lo pida Cristina”.

Más allá de la advertencia, el dirigente reconoció que la “oxigenación” del gabinete comprende un recambio generacional. Es decir que no sólo se trata de cuestión de edad, sino de dirigentes que ya llevan varios años en puestos clave, con lo que conlleva un desgaste lógico. La mandataria mostró su intención de impulsar a las nuevas generaciones en el armado de las listas, a pesar de las presiones que ejercieron sectores del peronismo clásico.

De ratificarse en las generales el amplio respaldo popular, CFK tendrá las manos libres para elegir su equipo sin tener que responder con cargos políticos el respaldo a intendentes o gobernadores, a pesar de que estos jugaron bien para la reelección presidencial.

Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter