INFOANPRESS
Martes 22 de Agosto de 2017
Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter
Politica
Última dictadura militar: las victimas siguen padeciendo las consecuencias del golpe
El juicio por robo de bebés durante la última dictadura fue suspendido a pedido de Abuelas de Plaza de Mayo y otros querellantes a raíz del "dolor" ante la suicidio de Virginia Ogando, hija de desaparecidos que busca a su hermano y nieta de una de las fundadoras de abuelas de plaza de mayo

Noticia
Las audiencias continuarán el martes próximo desde las 9:30 y el Tribunal reprogramará los testimonios previstos para hoy, entre ellos el del premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel.

Además de Videla y Bignone, en el espacio destinado a los acusados están sentados  Antonio Vañek, ex jefe del Comando de Operaciones Navales; Jorge Eduardo Acosta, que estuvo a cargo de la Unidad de Inteligencia del GT 3.3.2 de la ESMA; Santiago Omar Riveros, ex comandante de Institutos Militares de Campo de Mayo; Rubén Oscar Franco, comandante en jefe de la Armada desde el 19 de octubre de 1982 hasta el 10 de diciembre de 1983. Como autores materiales serán juzgados además Juan Antonio Azic y el médico Jorge Luis Magnacco. Todos acusados por sustracción, retención y ocultamiento de menores y sustitución de sus identidades.

Por el juicio pasarán unos 370 testigos y se busca demostrar la existencia de un plan sistemático de sustracción de menores en la última dictadura.

Las audiencias están a cargo del TOF 6 con Roqueta, Julio Luis Panelo, Domingo Luis Altieri y Pablo García de la Torre como juez sustituto. De la formación quedó excluido José Valentín Martínez Sobrino, recusado por Chicha Mariani y finalmente apartado de la causa.

Los fiscales son Martín Niklison, Félix Crous y la adjunta María Saavedra, hija de una de las víctimas de la represión en Tucumán. Entre los querellantes además de la Fundación Anahí, está Abuelas de Plaza de Mayo –representada por Luciano Hazan, Alan Iud y Emanuel Lovelli–; el poeta Juan Gelman, representado por Marcelo Buigo; Cecilia Pilar Fernández de Viñas, Norma Quintela Dallasta y María Victoria Moyano Artigas, representadas por Alcira Ríos.

Su historia y la de miles

Ogando se suicidó en Mar del Plata a los 38 años, víctima de una crisis depresiva y dejó una carta donde aludió a su deseo de estar "con sus padres", desaparecidos en la última dictadura.

A los tres, presenció cuando un grupo de tareas se llevó a sus padres, Jorge Oscar Ogando y Stella Maris Montesano, que estaba embarazada de ocho meses. Su abuela Delia Giovanola fue una de las fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo.

Y explicó que "la gran mayoría de las víctimas nos dijeron que no podían venir por el dolor que les causa que esta joven de 38 años se haya quitado la vida con un dolor en el alma enorme, pido disculpas porque cuesta hacer este planteo pero no es un día más para nosotros".

"Es otra de las consecuencias de la triste Argentina que nos tocó vivir y lo que le tocó a ella que con sólo tres años se quedó sin padres y en busca de su hermano. Para nosotros el día de hoy no es un día más, vamos a pedir con todo respeto a todas las partes si se puede suspender la audiencia", concluyó.

Virginia buscó con todas sus  fuerzas a su hermano Martín, que todavía está desaparecido. Lo hizo, entre  muchas otras cosas, a través de una campaña de Banco Provincia, donde trabajaba  y había trabajado su padre y una página web en la que publicaba cartas.

“Quiero  que sepas que, por sobre todas las cosas, yo fundamentalmente te estoy buscando  a vos, para que nos reconozcamos por el peso de los genes y la fuerza de la  sangre”, le escribió a su hermano. “Con profundo dolor despedimos a una  militante, que se fue antes de tiempo”, expresó HIJOS. “Su muerte es también un  crimen imputable a los genocidas”, señaló la Secretaría de Derechos Humanos.  Virginia se suicidó en Mar del Plata. Sus restos fueron velados en Casa Osacar,  calle 56 entre 9 y 10, La Plata

"Era alguien que constantemente acompañaba a su abuela desde el público, ella perdió la vida de manera trágica", explicó el abogado querellante Alejo Ramos Padilla ante el Tribunal Oral Federal 6.

A modo de reflexión, sería importante no perder de vista que la lentitud de los juicios, no hace más que perpetuar el dolor de la tragedia. La justicia tiene que ver con que las victimas puedan recuperar su historia, ver la condena de los responsables y lograr que la sociedad asuma el horror de nuestro pasado reciente.

Más información sobre maternidades clandestinas:
http://www.infoanpress.com/interna.php?id=3906
http://www.infoanpress.com/interna.php?id=4054
http://www.infoanpress.com/interna.php?id=4312

Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter