INFOANPRESS
Sabado 22 de Septiembre de 2018
Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter
Politica
La Familia Martínez de Hoz inició juicio a Osvaldo Bayer, Mariano Aiello y Felipe Pigna
Familiares del fundador de la Sociedad Rural Argentina (SRA) iniciaron un juicio al historiador y escritor Osvaldo Bayer y al equipo que trabajó con él en la película Awka Liwen. Los tatara-tataranietos de José Martínez de Hoz y nietos del ex ministro de Economía de la última dictadura, demandaron al periodista por injurias. Pero nada se preguntan por la historia argentina

Noticia
La impune denuncia
Familiares del fundador de la Sociedad Rural Argentina (SRA) iniciaron un juicio al historiador y escritor Osvaldo Bayer y al equipo que trabajó con él en la película Awka Liwen. Los tatara-tataranietos de José Martínez de Hoz y nietos del ex ministro de Economía de la última dictadura “me señalan que de ninguna manera, que su re-tatarabuelo jamás ayudó a la Campaña del Desierto porque había muerto antes que la campaña de Roca. Eso es cierto pero la Campaña del Desierto no se inició con Roca sino mucho antes”, explicó Bayer a Radio Universidad Calf de Neuquén.

En Informativo FARCO, a través de la entrevista de Radio Universidad Calf de Neuquén, Bayer explicó que “me dijeron que me habían iniciado juicio los Martínez de Hoz. Cuando volví había debajo de mi puerta 100 páginas, no les miento, 100 páginas escritas donde está toda la acusación de los nietos del Ministro de Economía de la dictadura de Videla contra mí, contra el co director de la película Awka Liwen Mariano Aiello y también contra el historiador Felipe Pigna. Nos hacen cargo de que hemos difamado a la familia Martínez de Hoz y no es así.
Por eso ahora que volví de Alemania empecé a publicar por qué nosotros en la película Awka Liwen hablamos no del Ministro de Economía de Videla sino del tatarabuelo, o mejor dicho el re-tatarabuelo como dice el diccionario español, es decir una generación más que el tatarabuelo”.

El escritor, explicó que el “re-tatarabuelo de (José Alfredo) Martínez de Hoz es nada menos que el fundador de la Sociedad Rural en 1866 y entonces hemos puesto que fue uno de los impulsores de la Campaña del Desierto. Ellos me señalan que de ninguna manera, que su re-tatarabuelo jamás ayudó a la Campaña del Desierto porque había muerto antes que la Campaña de Roca. Eso es cierto pero la Campaña del Desierto no se inició con Roca sino mucho antes”.

Los denunciantes son nietos del ex ministro de Economía de Videla, quien fue condenado y es actualmente está procesado en nuevos juicios vinculados a Crímenes de Lesa Humanidad.

Reflexiones de un grande
“No me puedo quejar. Hay que tener suerte. Los Martínez de Hoz me han iniciado juicio. Eso no le pasa a cualquiera. Ahora sí que me siento un elegido por el destino” así comenzaban las reflexiones de Bayer en la contratapa de pagina 12.

“Es por el film Awka Liwen donde se analiza la Campaña del Desierto de Roca y mencionamos al fundador de la Sociedad Rural que fue, por supuesto, un Martínez de Hoz. El juicio alcanza también al codirector del film, Mariano Aiello y al historiador Felipe Pigna. Los que inician el juicio son los dos nietos de José Alfredo Martínez de Hoz, el conocido ministro de Economía de la dictadura de la desaparición de personas. A nosotros nos defenderá el conocido abogado de derechos humanos Beinusz Szmukler”, sostenía el Periodista.

“…los tataranietos se sienten injuriados por lo que se sostiene del retatarabuelo y no por lo que hizo el abuelo, el mejor amanuense de la última dictadura más feroz de nuestra historia”. La acusación  es por “injuriar” al fundador de la Sociedad Rural.

“Lo escrito en esa acusación provoca hasta conmiseración en el lector, cuánto sentimiento cuando se habla de los hechos de un antepasado de hace ciento cincuenta años. Y nace una especie de sonrisa irónica cuando el lector piensa: ¿por qué tanto sentimiento por un lejísimo antepasado y no dolor y vergüenza por un abuelo que dominó en una brutal dictadura la economía mientras a su lado se torturaba, se desaparecía, se arrojaba vivos a prisioneros al mar desde aviones? Personaje que sigue teniendo juicios en la actualidad por acciones deshonestas, entre ellas la de Papel Prensa”, sostuvo Bayer.

“Me hubiera gustado que esos nietos me hubieran desafiado a un debate en la Biblioteca Nacional, por ejemplo, donde hubiéramos podido públicamente abrir todos los documentos que aseveran lo que sostenemos en el film. No. Inician un juicio, donde exigen una condena en dinero impagable por la cual los supuestos condenados deberíamos pagar solicitadas en todos los diarios del país declarándonos culpables de haber falsificado la historia. Por mi parte no tengo ningún temor. En mi vida de investigador histórico sobre los aspectos más oscuros y dramáticos de nuestra historia del último siglo he ganado todos los juicios o se han enterrado todas las amenazas de juicios. Porque siempre he sostenido que en historia no se puede mentir ya que, de hacerlo, alguna vez vendrá un investigador surgido de las bibliotecas y archivos para demostrar la verdad. Si en este caso el juez podría tener en cuenta el “dolor de retataranietos”, demostraré que no tengo ni por asomo fondos como para pagar lo que exigen –ellos, acostumbrados a las grandes sumas– y preferiré ir a la cárcel para pagar lo que no he cometido. No será la primera vez que estaré entre rejas por lo que escribo, aunque eso fue en dictaduras militares”.

Leer el escrito de los nietos del ex ministro dictatorial despierta curiosidad.  Ya que el argumento central se refiere a que los dichos sobre el retatarabuelo estanciero, Martínez de Hoz, causará daños irreparables a la actual familia.

El escrito contra Bayer sostiene: “¿Advierte Vuestra Señoría el daño que las acreditadas falsedades de los autores contra los Martínez de Hoz causarán a la familia, a los suscriptos y a nuestros descendientes si tales falsedades son introducidas al ámbito escolar? El perjuicio contra nuestra familia sería, lisa y llanamente irreparable”.  A su vez,  el abogado que inicia el juicio es de la familia, y  se llama José Alfredo Martínez de Hoz, igual que el ministro de la vergüenza nacional.

Pero el periodista responde: “Ante esta frase podemos sonreír: no se hagan problemas, el daño irreparable ya ha sido hecho por el abuelo José Alfredo Martínez de Hoz, repetimos, ministro de la dictadura más feroz de nuestra historia. Con ganarnos el juicio por unas escenas de nuestro film acerca de la Campaña del Desierto y el genocidio indígena no van a limpiar nunca jamás el nombre de Martínez de Hoz. Les recomiendo que en vez de preocuparse por el retatarabuelo, los descendientes se quiten la parte de Hoz, y se llamen a partir de ahora sólo Martínez, que es un apellido muy difundido y así pueden liberarse de ese terrible pasado familiar que es la figura del ministro dictatorial. Él es quien asestó un golpe feroz e ilevantable contra su familia al ser ministro de esa dictadura”.

Que implica
Osvaldo Bayer se pregunta: “¿No es acaso este juicio un principio de tratar de hacer olvidar nuestro presente con una acusación contra un film que habla de la historia de cómo se robaron las tierras en las cuales vivieron durante siglos los pueblos originarios?”.

Y concluye: “Mi esperanza es –aunque yo vaya preso por faltar el respeto “a la Sociedad Rural”– que con esto tome un nuevo curso la gran polémica en el país acerca del genocidio que los argentinos cometimos hace un siglo y medio contra los pueblos originarios. Así que, bienvenido el juicio que nos han iniciado los Martínez de Hoz. Servirá para ventilar ese oscuro pasado”.

Ahora bien, este Juicio nos obliga a hacer varias reflexiones. Por un lado y vinculado al argumento de la película: ¿Por qué se llamó campaña del desierto si la Patagonia estaba habitada por los pueblos originarios? ¿Y el general Roca, por qué tiene una estatua a pasos de la Plaza de Mayo si es un genocida? ¿Roca luego de la campaña devolvió a los sobrevivientes  a la esclavitud qué había abolido la Asamblea del año 1813?, ¿Rivadavia contrató un general prusiano para exterminar al pueblo Ranquel? ¿Luego del genocidio, 600 familias se quedaron con 30.000.000 millones de hectáreas robadas a los pueblos originarios?. José Martinez de Hoz,  bisabuelo del ministro de economía de la dictadura cívico militar de 1976, presidente de la sociedad rural de ese momento, se quedó con 2.5000.000 hectáreas pagadas a precio vil? ¿Actualmente, tienen los Benetton una estancia, Leleque, de 900.000 hectáreas en la Patagonia? ¿Los Benetton, cortan caminos provinciales y expulsan Mapuches de sus tierras, en la actualidad? ¿Es verdad, qué en dicha superficie, podrían habitar millones de personas?. ¿De quienes eran las tierras que actualmente pertenecen a miembros de la SRA?

En fin,  más allá de la película y mirando la historia de nuestro país, vemos como los dos genocidios más cruentos, se tocan por un mismo nombre familiar. Los intereses políticos y económicos, dan cuenta de las disputas de poder en las diferentes épocas. Pero son las mismas familias acaudaladas y sus amigos los que a costa de la sangre de los pueblos acumulan riquezas.

Osvaldo Bayer, junto a los hacedores de la película Awka Liwen (Rebelde Amanecer, en lengua mapuche), son llevados a juicio por denunciar los engranajes del poder que se han tejido a lo largo de la historia.

Mientras tanto, los responsables de las desigualdades reinantes, los culpables del exterminio de comunidades enteras,  los hacedores de los asesinatos perpetuados a miles de personas, etc, son quienes siguen enjuiciando a la verdad de los hechos. La historia de los pueblos está construida sobre el relato escrito con sangre. Los periodistas, historiadores, cineastas, escritores, antropólogos, etc., recuperamos los procesos históricos para que la impunidad no juegue libremente en la memoria de los pueblos. El juicio perpetuado contra Bayer viene a dar cuenta del poder históricamente construido, por suerte, la historia se esgrime en la pluma de aquellos que denuncian los gritos de los pueblos arrasados por los negocios del poder.

Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter