INFOANPRESS
Domingo 23 de Julio de 2017
Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter
Politica
Cristina vs. Néstor: ¡éstas son internas K!
La mención ayer de Cristina Fernández –en adelante se usará el apellido de soltera para acentuar diferencias con Kirchner- fue, por lejos, lo más importante de la semana, a pesar de que la prensa tomó el dato como una broma. La prensa aficionada nunca aprende: en política no hay ironías ni bromas. El humor es un ardid para decir cosas serias. Entonces, la presidenta busca seriamente su reelección el año próximo. Es un dato político de la realidad.

Noticia
Si se analiza el panorama político en términos del presente –dado que en Argentina la política es dinámica y cambiante- el camino a los K para la victoria el año entrante está allanado. Cada uno de los líderes de la oposición fueron cayendo en desgracia, unos; y no repuntan en los sondeos, otros. La conclusión es que cualquier Kirchner –o Fernández- tiene asegurado el sillón de Rivadavia.

Julio Cobos tomó la pendiente y no para de caer en la consideración pública. Elisa Carrió navega en el dígito y no se espera mucho de ella, más allá de exabruptos e incoherencias que desorienta a la gente. El ex presidente Eduardo Duhalde no termina de encolumnar detrás de su candidatura al PJ no K, por lo tanto es pasado el aparato electoral tan temido. Felipe Solá muestra puro voluntarismo, al igual de Mario Das Neves a quien no ven seriamente su candidato al menos para el corto plazo. Mauricio Macri atraviesa su peor momento político en cuya última jugada apostó a todo o nada en el juicio político que ahora pidió que le haga la legislatura controlada por la mayoría Pro, aunque su estancamiento en las encuestas refleja la falta y la mala gestión en la ciudad: la promesa de mejor calidad de vida no se advierte.

El sueño inicial de la fórmula presidencial K-K, es decir Néstor-Cristina Kirchner era un hecho. El binomio Kirchner-Kirchner fue un secreto que se mantuvo bajo cuatro llaves: apenas un puñado de empresarios con acceso a Olivos sabían de ese binomio. La traición de Cobos les iba a servir de argumentos para repetir aunque muchos esperan con otros resultados la experiencia Perón-Perón.

¿Por qué otro Néstor? y en cambio se desecha “otra Cristina”, se preguntó ayer la presidenta con tono jocoso pero evidentemente en el argot k en serio. Si hace apenas unos días el diputado Alejandro Rossi –hermano del jefe del bloque K- dijo preferir más a Cristina que a Néstor y justificó la elección diciendo que en estos años de Cristina fueron donde se hicieron los cambios estructurales en la economía y en lo social: las iniciativas más polémicas desde la disolución de las AFJP hasta el matrimonio gay, se llevaron a cabo en este segundo período K. Lo que quiso decir este otro Rossi es que en los cuatro años de Cristina se tomaron las decisiones mas valientes, más serias y que se resistió hasta ahora con éxito a sectores tradicionales y de poder en la Argentina: el campo, la Iglesia y el Grupo Clarín.

No es poca cosa que realmente haya un acuerdo entre Néstor Kirchner y Héctor Magnetto, como circula por el mercado periodístico aunque nadie sabe como confirmarlo o comprobarlo. El poder de fuego del Grupo Hegemónico estaría neutralizado. (Reflexión aparte:  la única manera de que se confirme esa versión es que el CEO renuncie al Grupo en apenas meses, lo que sería una señal inequívoca del acuerdo. Decir que hay entendimiento pero que van a seguir los disparos para entretener a la “popu” y engañar a la platea, eso no es información seria y veraz).

Igual, a Néstor Kirchner se lo ve con el traje de candidato, más allá de lo que diga su esposa y la presidenta. Hace unos años, un dirigente del PJ muy cercano más a ella que a él, confesó: “ahí el que manda es él, no ella”.

Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter