INFOANPRESS
Domingo 17 de Noviembre de 2019
Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter
Politica
Reflotan una vieja idea para producir el “auto popular argentino”
En los años cincuenta, “el justicialista” iba a ser el primer auto netamente nacional, pero el proyecto quedó trunco por el golpe del ´55. hoy, la Casa Rosada proyecta poner la piedra fundamental de la fábrica que construirá el “Auto Popular Argentino”, en Florencio Varela. Las primeras unidades saldrían a la venta en 2012 a precios accesibles

Noticia
El “Auto Popular Argentino” (APA) es una idea retomada hace ya dos años por el diputado Carlos Kunkel, que con la ayuda de una serie de actores, entre los que destacan la ministra de Industria Debara Georgi y el intendente de Florencio Varela Julio Pereyra, y con el visto bueno de Cristina Fernández, parece encaminarse a su realización para el 2012, sesenta años después del primer intento

El Gobierno planea poner en marcha, antes de fin de año - la fabricación en serie del APA, en una planta ubicada en el parque industrial de Florencio Varela.

El ambicioso plan apunta a maximizar la integración de producción nacional, que hoy promedia menos del 30% en las terminales instaladas en la Argentina, y a crear un millar de empleos directos y más de 3.000 indirectos. El objetivo será fabricar un auto económico, cuyo costo hoy se prevé cercano a los $ 40.000, de uso mayoritariamente urbano y con proyecciones a futuro hasta de elaborar un motor eléctrico para el vehículo.

Para encontrar el antecedente más cercano hay que remontarse a 1953, cuando el entonces presidente Juan Perón arrancó con la fabricación de un vehículo denominado El Justicialista, que llegaría acompañado por otros modelos, como el mítico Rastrojero, y cuyo avance quedó trunco por el golpe de Estado de 1955.

El proyecto fue ideado por el arquitecto Miguel Ángel Bravo, presidente de la compañía de motores que lleva su nombre, y fue tomado por el diputado nacional Carlos Kunkel, encargado de llevar la iniciativa a Casa de Gobierno. Kunkel, además, convenció al intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra, de encontrarle un espacio a la futura planta fabril.

Los protagonistas de la negociación se entusiasman con el proyecto. Afirman que antes de fin de año estará puesta la piedra fundacional de la fábrica, y estiman que en el plazo de doce meses más el primer modelo del APA, fabricado en serie, estará a la venta.

Para una primera etapa, planean sacar al mercado un automóvil de cuatro puertas (un modelo expuesto en Tecnópolis es de tres puertas) que contará con un motor de Fiat, en su versión Fire 1.6. A futuro creen que la fábrica estará en condiciones de producir sus propios motores, incluso eléctricos. Los conocedores del mundo «tuerca» destacan, además, que el chasis estará a cargo de Pedro Campos, famoso en el rubro por su tarea en categorías de competición como el Turismo Carretera.

La expectativa se centra en la promesa de que el auto argentino elevará la integración nacional hasta el 50%, en un principio, y con la posibilidad de llegar al 70% en función de los acuerdos con los autopartistas. De hecho, si no fue lanzado antes el proyecto es porque los protagonistas buscaban cerrar acuerdos con toda la cadena de proveedores de las automotrices, en su mayoría sujetos históricamente a los designios de esas fábricas terminales.

Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter