INFOANPRESS
Jueves 30 de Marzo de 2017
Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter
Turismo
La costa atlántica, en el mejor fin de semana del verano
Una gran cantidad de viajeros coparon Mar del Plata, Pinamar y Cariló por los feriados de Carnaval; los hoteles, con más del 90% de ocupación
Noticia

Con los vaivenes del sol, que sale un rato y otro se resigna ante nubarrones y algunas garúas, el fin de semana extra largo arrancó a pleno aquí y en toda la costa atlántica. Llamado a ser el mejor de la temporada desde el aluvión de reservas que se afirmó durante los últimos días, ostenta cifras que serán difíciles de superar o al menos igualar durante el resto del año. La hotelería, de punta a punta en su amplia gama de servicios, se empezaba a reencontrar con un escenario perdido hace tiempo: la ocupación plena.   Fue fenomenal la respuesta de los viajeros ante los feriados de Carnaval que, ahora con esta ubicación en el calendario sobre fin de mes, le dan unas pinceladas de optimismo a la despedida de un verano con sabor amargo y a demasiado poco. Acá se escucha un solo de quejas y muy poco para festejar.     Hasta última hora de anteayer, más del 92% de la oferta hotelera de la ciudad tenía clientes asegurados. Del saldo restante se ocuparon quienes viajaron confiados en -como ocurre en buena parte del año e incluso durante las últimas temporadas- una plaza tan amplia con margen aquí no solo para conseguir donde dormir sino hasta para regatear y conseguir algún descuento. Esta vez la oferta se hizo valer y hubo que resignarse ante los precios de lista.   "Se largó mucha gente con la idea de alojamiento disponible porque la temporada fue complicada, pero los Carnavales siempre se trabaja a tope", explicó Emiliano Felice, secretario de Turismo de Villa Gesell. También allí, con relevamientos y listado de hotelería y departamentos, se ubicaba ayer a cientos de turistas que buscaban donde pernoctar hasta el martes.   Sin los chaparrones que sí anduvieron temprano por Mar del Plata, en Pinamar y Cariló se viven momentos que parecen desprendidos de los mejores momentos de algún excelente enero. "La ocupación en el parador es casi total y el restaurante está trabajando a pleno, como pocas veces en este verano", dijo a LA NACION Luis Imbaldi, responsable del balneario Hemingway. Una caricia y un respiro, reconoce, ante una temporada que según las fechas estuvo entre un 10 a un más de un20% por debajo de los resultados de la anterior.   Si estos feriados de Carnaval siempre son una buena oportunidad para aprovechar un rato más de playa, la ola de altas temperaturas que afecta a la ciudad de Buenos Aires -ayer declararon el alerta rojo hasta hoy- fue una excusa adicional para decidir una escapada refrescante hacia alguno de los destinos de la costa atlántica. "No se aguantaba más ni con aire acondicionado y optamos por subirnos al auto y viajar sin siquiera una reserva", explicaron Felipe y Luisa Ledesma, de la Capital. Llegaron de madrugada, pero recién a mediodía consiguieron un pequeño departamento de un ambiente en Punta Mogotes. "Sólo para dormir y dejar los bolsos, porque necesitamos horas de mar para sacarnos tanto calor acumulado", dijeron a LA NACION.   Descanso programado para unos, repentina huida del pavimento ardiente para otros, todos desandaron las rutas 2 y 11, ayer colapsadas en horas pico. Aquí, con casi 30 grados y el sol jugando a las escondidas, en las distintas localidades se pudo disfrutar de la playa. Y el agua, una verdadera pileta apenas con una pequeña rompiente sobre la orilla, parece que tuviera vertientes del norte de Brasil. En las últimas horas tenía una temperatura próxima a los 24 grados, casi tres o cuatro por encima de la media habitual de estas costas.   En todo este frente de playas se está despidiendo a una temporada pobre, de esas que se quiere olvidar pronto.   La Nación