El presidente Alberto Fernández arribó este mediodía, pasadas las 14, a París, donde participará del Foro por la Paz, con eje en el conflicto entre Ucrania y Rusia. Allí mantuvo esta tarde una bilateral con su par francés, Emmanuel Macron. Fue el propio mandatario el que invitó a Fernández a participar de la quinta edición del encuentro y le pidió que arribe al país un día antes del comienzo de la quinta edición del Foro para mantener un encuentro a solas. Fernández permanecerá en la ciudad luz hasta el domingo, cuando seguirá viaje a Bali, Indonesia, para participar de la cumbre del G-20.

“Querido Alberto, es un placer acogerte una vez más aquí en París, mi amigo presidente de Argentina, para esta quinta edición del Foro por la Paz (…) Evocamos muchos temas en nuestra bilateral hace un momento y luego trabajaremos sobre el tema de la protección de la infancia en las redes sociales y sobre la reglamentación de las plataformas para proteger a la infancia en línea. Y por supuesto que nos encontraremos en el G20 la semana próxima para hablar de la guerra entre Rusia y Ucrania, el tema climático, su impacto en los países más pobres y sobre todos estos temas que hemos abordado hoy”, expresó Macron tras la reunión con Fernández.

Tras ello agregó: “Sobre todos estos temas sé que podemos contar con tu compromiso personal, como presidente de la Argentina y de la Celac. Queremos resolver con ustedes el tema de la estabilidad en el mundo y la construcción de un orden para encotnrar la paz en el territorio europeo y mejorar la situación energética y alimentaria. Compartimos los mismos valores democráticos, el deseo de acelerar la transición energética y proteger al Amazonas en particular, así como defender el derecho internacional y el multilateralismo. Mañana hablaremos de estos temas, del tema de la paz y la estabilidad en la región y la situación en Venezuela y México. Sé el papel que desempeñamos a título personal en este sentido y quiero agradecerte solemnemente”.

A su turno, Fernández replicó: “Gracias querido amigo presidente de Francia, Emmanuel Macron. Es una alegría poder estar aquí una vez más convocado por el Presidente, con quien nos une una mirada común sobre los problemas que el mundo atraviesa. No solo sobre el problema de la guerra, que repercute muy negativamente en el hemisferio sur y sobre lo que el Presidente ha sabido escucharme e hizo mucho para que el G7 escuche al hemisferio sur. Desde entonces trabajamos juntos par aencontrar una salida”.

A continuación, sostuvo que con el mandatario francés lo unen miradas comunes sobre los DD.HH., la vigencia del Estado de derecho, la eliminación de los discursos del odio, la necesidad de trabajar por los problemas de género tratando de lograr la plena igualdad de las mujeres y también garantizar los derechos de los niños y adolescentes.

“Sabe mi amigo Emmanuel que tiene en mí un amigo sincero, que lo adora y comparte un ideario común sobre la necesidad de un mundo en paz, en democracia y en desarrollo. Y para la Argentina es muy importante saber que en el centro de Europa el presidente francés tiene esta vocación y capacidad de escuchar a los países del hemisferio sur”, concluyó.

Fernández llegó a Francia después de más de trece horas de vuelo, en los que descansó y charló con su comitiva, en el sector del avión normalmente reservado como “primera”. Evitó saludar a la prensa presente en el vuelo asignada a la cobertura de la gira.

La ciudad lo recibió con un sol radiante y una temperatura de 12 grados. Un clima más apacible del que dejó en la previa a su salida de Buenos Aires, en medio de dardos cruzados de su propio espacio y la tensión con el sector piquetero.

En la previa a su salida, el mandatario buscó dejar atrás Buenos Aires con una señal de hiperactividad, que contrastó con semanas anteriores. Tras un día de agenda completa, en la previa al despegue se hizo saber que había dejado firmado tres decretos (vinculados a extensión de ordinarias, el desdoblamiento de los aumentos a las prepagas y el bono de refuerzo alimentario) y también, que se había confirmado su reunión bilateral con el presidente chino, Xi Jinping para la Cumbre del G-20, con la mira está la ampliación de swap.

Hasta ahora es la única confirmada, pero la expectativa en la comitiva está en que se puedan conseguir más. Sin embargo aseguran que la idea no es tenerla con Joe Biden, presidente estadounidense, con la expectativa puesta aún en que Fernández finalmente pueda viajar a Washington para cumplir con el encuentro que tenían planeado y se canceló por el Covid del titular de la Casa Blanca y luego nunca más se concretó.

Con este nuevo viaje, que se extenderá hasta el jueves 17, cuando se espera el arribo del presidente poco antes del comienzo del nuevo discurso de Cristina Kirchner en La Plata, se da en medio de un nuevo capítulo de la feroz interna oficialista. Al conflicto interno, con declaraciones de alto voltaje contra Fernández, la tensión con la unidad piquetera y el nuevo foco de disputa con la Corte son solo algunos de los focos que atraviesa Fernández por estas horas.

Tras reunirse esta tarde con Macron en el Palacio del Eliseo, participará del Laboratorio de Protección Infantil de la Coalición para defender los derechos de los niños en el entorno digital.

En su encuentro con Macron el tema excluyente fue el conflicto bélico en Ucrania por la invasión rusa. Cerca de Fernández aseguran que él viene hablando el tema con Macron desde mayo pasado cuando se realizó su gira anterior. Lo que siguió en el encuentro en el G-7 de Múnich, en junio, y el encuentro que tuvieron en septiembre en Nueva York, en el marco de la 77 Asamblea General de la ONU.

Fernández, según aseguran cerca suyo, le insistió a Macron sobre la necesidad de sumar a los países del sur y de los demás continentes al diálogo por la situación para “tratar de convencer a Vladimir Putin de que su conflicto no es solo con Ucrania o la OTAN sino con el resto del mundo”.

En esa línea también dan cuenta de que lo que se busca por estas horas, conscientes de que Putin solo no retrocederá es encontrar al menos un compromiso en el no uso de armas nucleares y de que no se ataquen centrales nucleares, para evitar las consecuencias que eso podría tener no solo para Ucrania, sino para el resto de Europa.

En el avión, Fernández viajó acompañado por tres funcionarios: el secretario general de presidencia, Julio Vitobello; la portavoz Gabriela Cerruti y la exministra y actual embajadora ante la Unesco, Marcela Losardo. Fue precisamente la extitular de Justicia, socia y amiga personal de Fernández, la primera baja del gabinete inicial, luego de que Kirchner buscara su cabeza.

En los diferentes sectores del resto de la nave se ubicaron miembros de ceremonial y protocolo, medios y la custodia presidencial que cubre las 24 horas del día a Fernández. Está compuesta por miembros de Casa Militar y de la división Custodia presidencial de la Policía Federal.

En esta ciudad Fernández se reunirá con su canciller, Santiago Cafiero, que llegó desde Arabia Saudita, junto a su segunda en el organismo, Cecilia Todesca. Cafiero viajó para participar de la VII Comisión Mixta de Argentina- Arabia Saudita en busca de diversificar exportaciones y promover inversiones.

Desde el Palacio San Martín se resaltó que la visita de Cafiero es primera de un canciller desde 2014. El país, en tensión entre otros con Estados Unidos, por los recortes en la producción de petróleo en el marco de la relación de Riad con Rusia, es noticia desde 2018 por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi. Por el caso, a comienzos del mes pasado, un abogado del príncipe de Arabia Saudita, Mohamed bin Salman, señalado como autor intelectual del homicidio, pidió a un juez que desestimara el caso en su contra, bajo el nuevo papel como primer ministro le otorga inmunidad legal.

Acá también se sumará el embajador argentino en Estados Unidos, Jorge Argüello, quien lleva el rol de sherpa -encargado de negociar y coordinar en nombre del país- en el armado de la cumbre del G-20. En tanto que en la comitiva que salió anoche desde Ezeiza también estuvo la primera dama, Fabiola Yáñez.

Inicialmente estaba previsto que también formara parte de ella el ministro de Economía, Sergio Massa, quien finalmente decidió unirse el fin de semana, de cara al encuentro del G-20, que tiene como eje fundamental la recuperación económica en la era post-Covid. Junto a él también se sumará el vicejefe de Gabinete, Juan Manuel Olmos. Se trata de uno de los hombres de mayor confianza del presidente y también uno de los que mantiene lazos de con el ala dura del gobierno, un aspecto clave en momentos donde la tensión interna atraviesa momentos álgidos de cara a las elecciones del año próximo.

En París, además de la reunión de esta tarde está previsto que Fernández participe mañana de la conmemoración por el día del Armisticio, y por la tarde asista al “Universalismo frente a la guerra”: junto a Macron, Umaro Sissoco Embaló, Presidente de la República de Guinea-Bissau; Edi Rama, Primer Ministro de Albania; David Beasley, Director Ejecutivo, PMA (Programa Mundial de Alimentos); Comfort Ero, Presidente, International Crisis Group (Nigeria); Dubai Abulhoul, Presidente, Instituto Fiker (Emiratos Árabes Unidos); Kishore Mahbubani, Miembro Distinguido, Instituto de Investigación de Asia (Singapur).