Con un video de tres minutos, Cristina Kirchner apuntó contra el diputado del PRO, Gerardo Milman a quien señaló por tener presuntas conexiones con quienes perpetraron el atentado en su contra. Además la vicepresidenta anticipó que recusará a la jueza María Eugenia Capuchetti.

En la publicación, con la voz en off de la periodista Julia Mengolini, se plantea que un testigo habría escuchado decir a Milman “cuando la maten, yo voy a estar camino a la Costa” durante una reunión en el bar Casablanca. El encuentro, detalla, se habría dado dos días antes del intento de homicidio de la vicepresidenta.

Después de mostrar imágenes en las que se observa a Milman ingresando al bar ubicado frente al Congreso junto a dos mujeres, se enfatiza que se constató judicialmente que Milman estaba ese día “en el lugar y hora” que indicó el testigo, acompañado por sus dos asesoras y que “al otro día viajó a la Costa”.

“A los dos días quisieron asesinar a Cristina”, enfatiza la voz en off mientras en el video se muestra una placa que lo remarca en letras mayúsculas.

También se sostiene en el video que las asesoras de Milman en primera instancia negaron la reunión pese a que declaraban bajo juramento, pero finalmente admitieron que sí ocurrió cuando les mostraron las imágenes de las cámaras de seguridad en las que se las veía ingresar al lugar.

“Pese a que iniciaron su declaración bajo juramento mintiendo, la jueza Capuchetti no tomó ninguna medida para seguir investigando”, sostiene, y enseguida apela a una placa también con letra mayúscula en la que remarca que “Milman todavía no fue citado a declarar en la causa”.

El paso siguiente en el video fue apuntar directamente contra Milman y su función en el Ministerio de Seguridad durante el Gobierno de Mauricio Macri y también contra sus asesoras, a quienes también vinculó con la supuesta planificación del atentado.

“Quién es Gerardo Milman”, sostuvo una placa en el video, para después señalar que “fue viceministro de Seguridad durante la gestión de Patricia Bullrich y manejó el área de inteligencia”.

También enfatiza que “integra la mesa del PRO y es diputado nacional por el mismo partido”.

El paso siguiente fue señalar que una de sus asesoras es Carolina Gómez Mónaco, que fue miss Argentina en 2012 y que cinco años más tarde, en 2017, Milman la designó como directora de la Escuela de Inteligencia Criminal.

También sostienen que Gómez Mónaco es dueña de un centro de estética y a su vez tiene otra empresa con una socia, que es panelista del programa de Crónica TV en el que, según advierte la voz en off, aparecieron por primera vez Sabag Montiel y Brenda Uliarte.

Pero la acusación contra Milman no termina ahí. También vincula al supuesto plan que Milman, 13 días antes del ataque, presentó un proyecto de declaración alertando que podría haber un atentado.

“Milman presentó cual moderno Nostradamus un proyecto de declaración alertando que un iluminado podría realizar un posible ataque a la figura de Cristina”, señala.

Poco después de que la vicepresidenta publicara el video, su abogado José Manuel Ubeira fue muy pesimista sobre el lugar que le dará la justicia al reclamo de Cristina Kirchner y adelantó que, de ser necesario, después de agotar “las instancias nacionales, el Estado va a tener que ser contraparte contra la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en materia de lo que no se hizo en la investigación”.

“Estoy hablando con usted y yendo a la Cámara a plantear la cuestión de la prueba que no se realizó dentro de esta causa. Se podrá imaginar que con muy pocas esperanzas de nada. En la Sala I seguramente no vamos a tener una gran acogida. Esto es el sistema, es como funciona”, dijo Ubeira con pesimismo.

Además, y después de señalar que “las autoridades internacionales que visitan a Cristina en el país no entienden, no les entra en la cabeza, la magnitud del atentado y el formato que tiene la investigación”.

Para Milman es una “operación berreta K”

Fue el propio Milman quien días atrás, cuando el kirchnerismo duro comenzó a agitar la acusación de su supuesta vinculación con el atentado, sostuvo que fue armado por “la AFI y los diputados Rodolfo Tailhade y Leopoldo Moreau” con la venia de Cristina Kirchner.

Para Milman, se trata de “una operación berreta del kirchnerismo” que busca involucrarlo falsamente.

El kirchnerismo hizo abrir un legajo reservado en base al testimonio de un empleado del Congreso a la jueza María Eugenia Capuchetti y el fiscal Carlos Rívolo.

En ese momento Milman le dijo a Clarín que efectivamente se hizo esa reunión con sus colaboradoras, pero negó haberse expresado en esos términos o haber tocado ese tema. Precisó que el 31 de agosto fue a hacer campaña a Pinamar con el intendente local y el día siguiente, “al mediodía ya estaba de regreso”. El intento de atentado del “copito” fue a las 22.52 del 1° de septiembre.

“Las imágenes que muestran los medios oficialistas hacen referencia a que estoy comiendo o tomando algo con dos colaboradoras mías, pero no hubo ninguna discusión con respecto a un posible atentado contra Cristina Kirchner”, sostuvo Milman.