El Presidente, Alberto Fernández, anunció hoy junto al gobernador, Axel Kicillof, y al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodrígues Larreta, la extensión de la cuarentena hasta el 16 de agosto. Si bien por ahora todo sigue igual, en la misma «fase» se insistió en la idea del distanciamiento social, de que nada está superado y concretamente, en la Provincia se podría volver a endurecer la circulación si es que los casos no empiezan a bajar (o suben) en estas dos semanas.

«Vamos a mantener las cosas como están hoy», dijo desde Olivos el mandatario. «En los últimos 15 días nos relajamos y pensamos que la situación estaba contenida, pero no está contenida. Está muy lejos de estar contenida», advirtió

«El problema ha comenzado a irradiarse a otras provincias» dijo. Y señaló que «el foco es el AMBA». «Vemos que hay focos en otras provincias, como Jujuy, Rio Negro y Chaco. Se suman otras provincias y hay que llamar la atención», agregó.

«No estamos ante una gripe más. Tenemos una enfermedad que no conocemos cómo prevenirla y no sabemos cómo curarla, y la única solución que encontramos en cuidarnos nosotros», sostuvo y anunció: «Hasta el 16 de agosto vamos a mantener las cosas como están hoy», siempre acompañado de filminas y comparaciones con otros países de mundo.

Hoy insistió: «Lo único que nos preserva es quedarnos en casa. Solo les estoy diciendo la verdad. Y detesto decirles esto, porque me gustaría que funcionen los restaurantes, los cines… pero el incremento de casos es producto de la circulación».

«Cada 24 días hemos duplicado la cantidad de fallecimientos. Y es muy posible que ese índice de letalidad crezca», dijo.

Si bien se mantendrá la apertura de comercios de cercanía y algunas actividades económicas, quedó descartado habilitar las reuniones con familiares, como pasa en algunas provincias. En el Gran Buenos Aires la ocupación de las unidades de Terapia Intensiva de 62,1%, menor que en la Capital en donde ese indicador alcanza el 68,4%, si se suma los subsectores público y privado. Sin embargo, para Larreta la Ciudad está «estable» en cuanto a casos y ocupación de camas.

Kicillof, por el contrario, amenazó con volver a endurecer porque los «descuidos» provocan mayor circulación del virus: «Seguimos en la provincia de Buenos Aires con el mismo grado de apertura limitada, con protocolos con bajo uso del transporte público en el AMBA (ahora se refiere así al GBA). Y en el interior seguimos con el sistema de 5 fase».

«No se ha superado el coronavirus. En aquellos países que parecía que los contagios estaban controlados, ahora hay rebrotes o circulación del virus a otras partes. Por eso en el mundo hay una cuarentena intermitente», aseguró el gobernador.nador.