En un recinto semivacío, ya que la oposición le dio la espalda al debate, el oficialismo refrendó la decisión de Cristina Kirchner de insistir con la designación del ultrakirchnerista Martín Doñate como representante de la tercera minoría del Senado ante el Consejo de la Magistratura, sitial reclamado por Juntos por el Cambio para el cordobés Luis Juez (Pro-Córdoba).

El Frente de Todos logró habilitar la sesión gracias al imprescindible aporte de Alberto Weretilneck (Juntos Somos Río Negro), Magdalena Solari Quintana (Frente Renovador de Misiones) y Clara Vega (Hay Futuro-La Rioja), todos representantes de fuerzas provinciales aliadas del oficialismo. Así, el kirchnerismo logró imponer su criterio por unanimidad de los 37 legisladores presentes al momento de la votación.

La maniobra fue rechazada por la oposición, que se ausentó en pleno del debate. A los 33 senadores de la UCR y Pro se sumó la peronista disidente Alejandra Vigo (Córdoba), referenciada con el gobernador de su provincia y esposo, Juan Schiaretti.

En una conferencia de prensa simultánea al debate en el recinto, los senadores de Juntos por el Cambio acusaron a Cristina Kirchner de “tensar la institucionalidad hasta romperla con el fin de servir a sus intereses personales” y anticiparon que recurrirán a la justicia para invalidar la maniobra de la vicepresidenta.

De esta manera, se vuelve a repetir al escenario registrado en abril último, cuando Cristina Kirchner ordenó dividir en dos el bloque del Frente de Todos para así poder nombrar a tres de los cuatro representantes que el Senado debe designar ante el Consejo de la Magistratura. Esa maniobra fue invalidada la semana pasada por la Corte Suprema de Justicia.

Debido a que Cristina Kirchner se encuentra a cargo del Poder Ejecutivo por la ausencia de Alberto Fernández en el país, el decreto que aprobó la Cámara alta esta tarde fue firmado el martes por la presidenta provisional del Senado, la oficialista Claudia Ledesma (Santiago del Estero).

El documento designa a los senadores oficialistas María Pilatti (Chaco) y Mariano Recalde (Capital), como representantes del bloque Nacional y Popular, y a Doñate por la bancada de Unidad Ciudadana. El cuarto representante es el radical Eduardo Vischi (Corrientes) que, de acuerdo a la lectura de Cristina Kirchner y refrendada por el Frente de Todos y sus aliados, ocupa el lugar correspondiente a la segunda minoría.

De esta manera, quedó excluido el cordobés Juez, que fue propuesto por el bloque Pro para ocupar el sitial correspondiente a la tercera minoría.

La maniobra declarada inválida por la Corte el martes de la semana pasada fue ideada por Cristina Kirchner como respuesta al fallo del tribunal que, en diciembre, había declarado inconstitucional la ley que regulaba el funcionamiento del Consejo de la Magistratura y que había sido sancionada en 2006 a partir de un proyecto de ley redactado por la ahora vicepresidenta cuando era primera dama y senadora.

Aquel fallo de la Corte, también cuestionado por el kirchnerismo, retrotrajo la situación a la ley de 1997, cuando el órgano encargado de seleccionar a los jueces estaba compuesto por 20 integrantes, ocho más que los dispuestos por la norma posterior. Por esta razón, la representación de cada cámara del Congreso pasó de tres a cuatro legisladores, dos por la mayoría o primera minoría y uno por cada una de las minorías siguientes.

Para quedarse con ese escaño extra, la vicepresidenta ordenó dividir en dos el bloque del Frente de Todos, hasta ese momento integrado por 35 senadores, en dos bancadas bautizadas Nacional y Popular y Unidad Ciudadana, compuestos por 21 y 14 miembros, respectivamente. De esta manera, el oficialismo pudo designar a tres de los cuatro representantes al Consejo de la Magistratura ya que, por el nuevo diseño, los flamantes bloques pasaron a constituirse en la primera y tercera minorías, postergando al bloque Pro que, con 9 senadores, pasó a ser la cuarta fuerza de la Cámara alta.